El cambio climático tiene múltiples efectos negativos, pero todavía no tiene todas las soluciones necesarias para erradicarlos. Por suerte, la innovación, la investigación y la puesta en marcha de proyectos experimentales ayudan a que, al menos algunos de estos problemas, puedan empezar a solventarse.

Noticias relacionadas

Uno de estos efectos negativos es el que tiene que ver con los problemas que causa el calentamiento global en los acuíferos. 

Tal y como publicaron Enrique Fernández y Jon San Sebastián -doctor en Hidrogeología y doctor en Biología, respectivamente- en un artículo enmarcado en el Congreso Nacional del Medio Ambiente de 2018, "el aumento de la evaporación, una mayor demanda hídrica, mayor riesgo de incendio, reducción de la oferta hídrica y menor garantía de suministro en determinados lugares, el extremismo en la escorrentía, las afecciones a los humedales y la menor producción de energía hidroeléctrica", son los principales efectos del cambio climático en materia hídrica.

De ahí que haya que buscar soluciones de futuro y una de ellas es la de la recarga gestionada de agua en los acuíferos. Estos mismos autores presentaban en el citado artículo cinco ejemplos en los cinco continentes.

En la línea de este tipo de proyectos, en Girona, concretamente en Palamós, se va a desarrollar uno que, además de reutilizar el agua pretende "mejorar el estado del acuífero, y aumentar el volumen de agua disponible y el de las masas de agua de los ecosistemas que dependen del agua subterránea, tales como los ríos, los humedales y los ecosistemas marinos costeros".

Lo explica Jesús Carrera, investigador del Instituto de Diagnóstico Ambiental y Estudios del Agua (IDAEA) del CSIC. Además, añade que  "con la renaturalización se pretende que el agua recargada convierta prácticamente indistinguible de la nativa del acuífero".

El proyecto 'Restora' -así se llama- está promovido por el CSIC-IDAEA y subvencionado por la Agencia Catalana del Agua (ACA) y en el que también participan la Universidad Politécnica de Cataluña y la Universidad de Barcelona. 

Campo experimental

Se habilitará un campo experimental para investigar la recarga gestionada de acuíferos y el uso de sustratos orgánicos para acelerar la renaturalización del agua con una calidad óptima en cuanto a contaminantes más clásicos (materia orgánica y patógenos) y los nuevos retos de calidad, como los compuestos orgánicos emergentes (EOC), los microplásticos o los genes de resistencia a antibióticos (ARG).

El área piloto se basa en diferentes tanques, rellenados con tierra, que simulan procesos de recarga y que son alimentados con el afluente del tratamiento secundario de la depuradora de Palamós. 

En paralelo, se desarrollarán experimentos para estudiar al detalle algunos procesos que rigen el destino de los EOC, los ARG y los microplásticos en el subsuelo. El proyecto tiene una duración prevista hasta 2022. 

El proyecto 'Restora' es uno de los primeros que se va a desarrollar fruto del convenio de colaboración recientemente firmado entre el CSIC-IDAEA y el Consorcio de Aguas Costa Brava Girona (CACBGi).

Con esta firma, ambas instituciones podrán disponer de un marco estable de colaboración para desarrollar proyectos de investigación en el ámbito de la investigación en el tratamiento, el seguimiento de la calidad y la gestión del agua. 

El acuerdo tiene como objetivo marcar las pautas de coordinación de ambos organismos en actividades relacionadas con la investigación científica y el desarrollo tecnológico como la realización de estudios y la ejecución de programas de investigación. 

Asesoramiento recíproco

Hay una voluntad de asesoramiento recíproco y de intercambio de información que busca mejorar los procesos de tratamiento aplicados, de monitorización de la calidad del agua y de comprensión de innovaciones en el campo de la detección y la caracterización de sustancias contaminantes.

De este modo, el CSIC-IDAEA podrá llevar a cabo el desarrollo experimental y tecnológico en instalaciones de tratamiento de agua del Consorcio Aguas Costa Brava  Girona, incluyendo el acceso a los servicios, la toma de muestras y la disponibilidad de datos operacionales. 

Por su parte, el Consorcio de Aguas tendrá a su disposición la información obtenida a partir del desarrollo de todas estas investigaciones

El presidente de la Diputación de Girona y del Consorcio de Aguas Costa Brava Girona, Miquel Noguer, considera que "la colaboración con centros de investigación en temas de agua es una línea estratégica del Consorcio de Aguas para avanzar en el conocimiento y poder ofrecer un servicio de máxima calidad a los municipios del litoral y el prelitoral de las comarcas de Girona".

El acuerdo estará vigente durante los próximos cuatro años, con la posibilidad de prorrogarlo más allá si las dos partes lo ven conveniente.