Un punto de conexión y colaboración entre agentes públicos y privados para la detección de oportunidades y el impulso de iniciativas innovadoras. Se trata de una fórmula que, no por repetida, acaba siendo inútil. Todo lo contrario, contribuye a generar un ecosistema disruptor que allana y diversifica el camino hacia la nueva economía.

Noticias relacionadas

Y si no, que se lo pregunten al gobierno de Cantabria, inmerso durante los últimos meses en un proceso de presentación y consolidación de estrategias dirigidas, fundamentalmente, a la transformación de su industria.

Ahora bien, esa transformación requiere inicialmente de una semilla llamada innovación y es en el fomento de esa innovación donde puede estar la clave.

Potenciar ese talento y esas nuevas ideas es la base del Panel de Innovación de Cantabria (PINNCAN), presentado recientemente por el consejero de Industria, Turismo, Innovación, Transporte y Comercio, Javier López Marcano. 

Marcano destaca "el talento y el entusiasmo de los jóvenes" y su "fortaleza" como parte de un futuro que invita a ser optimista. Pero también es consciente de otro problema: "Ese talento y entusiasmo se nos va y, si no se nos va más, es porque existen proyectos como éste que aglutinan a nuestros jóvenes investigadores".

El consejero explica que en estos tiempos de "dudas, incertidumbres y ambigüedades tienen ventaja aquellos que son conscientes de que la solución pasa por trabajar juntos, por trabajar en equipo", añadiendo que es necesario "tener proyectos ambiciosos y ejecutables para ser competitivos en nuestros mercados".

La consejería liderada por Marcano, con la coordinación del CISE, ha puesto en marcha el PINNCAN como una herramienta de apoyo e impulso a la innovación de la región a través de la creación de conexiones entre empresas, centros de investigación, universidades, instituciones públicas y privadas y el propio gobierno.

Tender puentes entre diferentes agentes

Su objetivo es el de tender puentes entre diferentes agentes, identificar necesidades, oportunidades y crear de forma conjunta iniciativas que contribuyan al progreso innovador de la región.

El PINNCAN surge dentro de la estrategia de impulso a la innovación del gobierno de Cantabria, creando un marco colaborativo que favorezca su desarrollo a través de un sistema estructurado para facilitar conexiones, detectar necesidades y materializar acciones que impulsen el desarrollo de la economía regional.

Creado siguiendo una metodología de inteligencia colectiva y con un foco claro en el pensamiento en red, el PINNCAN se irá fortaleciendo a través de la colaboración de todos los agentes de Cantabria, en un sistema de participación abierta en el que se invita a todas las instituciones que lo deseen a colaborar.

"El panel será, además, una herramienta dentro de la Estrategia de Especialización Inteligente en Investigación e Innovación (RIS3) de Cantabria, un plan estratégico regional que concentrará el apoyo en prioridades, retos y necesidades para el desarrollo basado en el conocimiento, construyendo ventajas competitivas sobre los puntos fuertes de Cantabria", explican fuentes del ejecutivo autonómico.

Basta con echar un vistazo a algunas iniciativas puestas en marcha en la región cántabra en los últimos meses para medir el margen de crecimiento del que dispone el ecosistema disruptor en este territorio.

En primer lugar, cabe recordar que la Consejería de Industria e Innovación ha concedido ayudas por un total de cuatro millones de euros a 65 proyectos de I+D+i de empresas de la Comunidad Autónoma. 

Más líneas de ayuda

Pero no es esta la única línea de ayudas. Recientemente, el mismo departamento autonómico ha aprobado la convocatoria para el año 2021 de la línea de subvenciones Industria 4.0.

Con un presupuesto de 1,2 millones de euros, esta línea busca ayudar a impulsar en lo posible la inversión en digitalización de las empresas cántabras y a incentivar los proyectos de innovación en este ámbito.

"Es fundamental impulsar la transformación digital y la introducción de la tecnología digital en la industria, para lo que necesitamos impulsar a la industria desarrolladora regional", afirma el consejero López Marcano.

El listado de ayudas podría continuar, destacando otra para proyectos disruptivos en el sector de la automoción. 

Este tipo de acciones llegan en un contexto en el que la región sabe cuáles son sus puntos fuertes y débiles gracias al Mapa del Ecosistema de Innovación de Cantabria, elaborado por la sociedad pública para el desarrollo de la región (SODERCAN).

Se destaca, por un lado, el peso de la industria en el PIB (el 30%) y el alto nivel de especialización de algunos subsectores, y por otro la excesiva fragmentación del tejido industrial, compuesto en un 96% por micropymes.

Se subraya también que el florecimiento de los clústeres ha supuesto un impulso a la cooperación y competitividad empresarial, sobre todo en materia de internacionalización, pero deben asegurar su sostenibilidad y promover su crecimiento superando su dependencia de fondos públicos y el bajo nivel de actividades en I+D+i. 

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información