Las aldeas asturianas de Peón y Asiagu no suman entre las dos ni 700 habitantes. Y, ya saben, el problema de siempre: población envejecida, la emigración hacia núcleos más importantes, la creciente falta de iniciativas empresariales y, por tanto, de posibilidades de empleo...

Noticias relacionadas

En este contexto, para intentar poner solución a estas lacras es necesaria una apuesta clara por parte de las instituciones, públicas pero también privadas. Por eso entes como los centros tecnológicos pueden tener mucho que decir en el futuro.

Peón y Asiagu pueden estar tranquilas. El Centro Tecnológico de la Información y la Comunicación (CTIC) de Asturias, a través de su subsede CTIC Ruraltech ubicada en El Porreñu, ha decidido convertir el Valle del Peón en un sandbox -un banco de pruebas-.

El objetivo es que este territorio sea una especie de laboratorio para probar, experimentar y pilotar proyectos tecnológicos de todo tipo.

Lo explica el director general de CTIC, Pablo Priesca: "Estamos convirtiendo el CTIC Ruraltech en un centro de pensamiento de las nuevas ruralidades. Este centro desarrollará proyectos tecnológicos con dos objetivos, mejorar la competitividad de las empresas del medio rural y, por otro lado, implantar iniciativas innovadoras asociadas a la calidad de vida de las personas".

Como aperitivo al primer gran proyecto piloto, este centro, por ejemplo, ha desarrollado iniciativas como los Diálogos en Peón, una serie de grabaciones audiovisuales encaminadas a difundir el pensamiento innovador de las nuevas ruralidades.

Pero la primera joya de la corona va a ser el laboratorio social y tecnológico relacionado con la telemedicina.

Así funcionará

En torno a 200 vecinos de estas dos aldeas van a formar parte de esta iniciativa experimental. Ciudadanos de entre 1 y 92 años, disfrutarán, durante los próximos doce meses, de atención especializada de la máxima calidad en medicina de familia y atención médica inmediata.

Todo ello de forma completamente gratuita y desde la comodidad de su hogar, acercando así a este entorno un servicio básico como es la salud, informan desde el CTIC.

Esta experiencia se articulará en torno a una plataforma on line centrada en el paciente. Juanjo Alonso, responsable de Operaciones de BHD Consulting -empresa responsable de desarrollar tecnológicamente el proyecto- indica que "nosotros hemos aportado esta plataforma, que no es más que un concentrador digital de servicios médicos que permite la relación entre los doctores y la población que está siendo atendida".

Según explica, "en un proyecto así es fundamental contar con tres patas clave: la tecnología, la legalidad y la usabilidad". En su opinión, "participar en este proyecto es muy positivo porque demuestra que estas tecnologías van a llegar a cualquier lugar del mundo".

Los usuarios que formarán parte de esta experiencia únicamente necesitan un dispositivo con conexión a internet. "Es algo que parece simple pero que, realmente, supone una iniciativa pionera en este contexto y de la que el mundo rural debe sentirse orgulloso", indican fuentes del CTIC.

En la plataforma podrán realizar diversos trámites, como agendar, revisar o modificar citas médicas; realizar consultas médicas de cualquier tipo, tanto audiovisuales como textuales; compartir documentos; consultar el historial médico; acceder a recetas; o incluso monitorizar dispositivos wearables como pulseras o relojes inteligentes.  

Potenciales beneficios

Según explican desde este centro tecnológico, "la participación de personas de los concejos de Asiegu y Peón que, siendo rurales, presentan particularidades significativamente diferenciadas, servirá, además, para conocer los potenciales beneficios, barreras y medidas necesarias para el diseño e implantación de soluciones de salud digital de forma representativa y realmente ajustadas a las particularidades de estos contextos".

En definitiva, "permitirán extraer evidencias en entorno real que sirvan para optimizar este tipo de servicios, tan necesarios como útiles en este contexto".

El hospital con el que se va a proceder a implantar este laboratorio es el Hospital Covadonga. Su gerente, Javier Valbuena, admite que "estamos totalmente alineados con la estrategia mundial de salud digital de la OMS".

En este sentido, recalca que "proyectos como este nos van a demostrar que la salud se puede valorar económicamente pero también se puede valorar desde el punto de vista de la felicidad".

Valbuena remarca: "Uno de los objetivos del Hospital Covadonga es potenciar el concepto de hospital líquido. Hemos apostado por una innovación social porque la innovación de este proyecto va más allá de los aspectos tecnológicos".

Lo cierto es que este proyecto, apoyado también por la Caja Rural de Asturias, va a permitir abrir un nuevo camino de bienestar social para los habitantes de esta zona. Y, a nivel tecnológico, va a permitir intentar convertir el Valle de Peón en un referente y modelo a seguir para otras regiones de la España Vaciada.

Ignacio Pedrosa, investigador Human Factor del CTIC, explica que "este proyecto "nos da un marco de trabajo muy interesante porque nos permite validar soluciones innovadoras en un entorno real y tener un feedback útil y de una manera ágil de los usuarios, que, a su vez, nos permite definir soluciones tecnológicas que se adapten a los usuarios y al contexto rural".