Miami (EEUU)

Brian Deese está a punto de estrenar un puesto creado a medida: estará al frente del Consejo Económico Nacional. Es el equivalente a un Ministerio de Economía e Industria con la mirada puesta en recuperar la hegemonía de Estados Unidos, tanto dentro como fuera del país. “Este organismo, creado dentro de la Casa Blanca, convierte las ideas del presidente en acciones concretas con un proceso de decisión ordenado”, explicó el propio Deese.

Noticias relacionadas

Durante CES 2021, la tradicional feria de tecnología de consumo que se solía celebrar en Las Vegas, ahora en remoto, se entrevistó con Gary Shapiro, el máximo responsable del evento, un personaje influyente y autor de reconocido prestigio.

La vacuna como prioridad

Deese sitúa la pandemia como prioridad en su agenda: “La vacuna pone a prueba la innovación en EE. UU.. Tenemos una oportunidad única para restaurar la ciencia. Será necesaria la colaboración pública y privada. Es un reto complicado, caro, pero hay que hacerlo. Para empezar, el Congreso tiene que financiarlo. A partir de ahí hay que unirse en convenios con transporte, gestión de datos y, sobre todo, dar información clara. Abrir las escuelas es crucial para la salud de los niños y, a la vez, activar la economía”.

Salud y economía van de la mano para la administración Biden. “Nos importa la dignidad de las familias americanas. Esa va a ser nuestra Estrella Polar. Una economía inclusiva y creciente es lo deseable. La tecnología ayuda a tener mejores salarios”, afirmó.

La creación de empleo es una de las grandes batallas que enfrenta el país, con una gran diversidad geográfica y de formación: “Hay un abismo entre el tipo de trabajo que se busca y las habilidades de los que buscan trabajo. Vamos a mitigar esta brecha. Queremos hacer programas de aprendices para que se sumen al mercado laboral, con formación y entrada al empleo rápido. No es algo que se pueda hacer solo como una acción, sino también algo con diferentes actores, inversión y, también, hacer accesible la universidad”.

Esto último es un hecho relevante, en EE. UU. un curso de universidad de un año, sin ser una de las grandes de reconocido prestigio, cuesta alrededor de 25.000 dólares.

China y las emisiones

EE. UU. volverá a invertir en infraestructura, pero con una condición: minimizar las emisiones de carbono. El nuevo gobierno se ha comprometido no solo a cumplir el Acuerdo de París, sino a tratar de influir para que más países lo adopten. “Hemos perdido tiempo estos últimos años. Vamos a buscar aliados para hacer todavía más ambiciosos con el clima. China es parte de eso. Vamos a conectar directamente con ellos para ver en qué áreas podemos construir”, desveló.

A continuación, tocó un punto más peliagudo, el comercio con China: “Es nuestro competidor directo. Va a ser uno de los grandes temas de este siglo, el cómo se defina esta competición. Vamos a invertir en nuestra industria, con estrategia clara. Hay mucho por hacer, para posicionarnos”.

Shapiro puso el dedo en la llaga: ¿Cómo jugar con China cuando pone trabas a Google, Facebook o Apple, pero el trato no siempre es recíproco? Deese se defendió como pudo: “Una economía sana, con reglas claras, hace que se creen buenos empleos y se cree un marco de juego sólido. Después, lo de China se tiene que ir viendo. Estamos en medio de una crisis económica, diferente a la de 2008. Está teniendo un impacto muy distinto según el segmento de la sociedad. Con desahucios. Lo que hagamos en los próximos días con estas decisiones marcará cómo saldremos de la crisis”.

Del CTO con Obama a un perfil más comercial con Biden

La Administración Obama fue la primera en contar con un CTO (Chief Technology Officer), máximo responsable técnico. Entonces recayó en Megan Smith, un icono de Silicon Valley, con una carrera contrastada.

En el caso de Brian Deese se trata de un perfil más político, educado en Yale, formó parte del equipo de Obama. Después trabajó en BlackRock, uno de los grandes fondos de inversión, en sostenibilidad.

Y ahora llega a un equipo con una misión que acaba de desvelar: “Build Back Better”, que se podría traducir como “reconstruir mejor” y es una respuesta directa al eslogan de Trump: “Make America Great Again” (Engrandecer América otra vez).