La Unión Europea es un mercado fundamental en el contexto mundial: 450 millones de ciudadanos, un PIB conjunto de 13 billones de euros, lo que la coloca en segundo lugar tras EEUU (17,3 billones de euros) y por delante de China (10,7 billones de euros, si no normalizamos el PIB por paridad de poder adquisitivo para quitar las distorsiones de los tipos cambiarios, operación que ya sitúa a China como primera potencia mundial).

En cualquier caso, además de contar con una renta per capita media de 30.000€, la sociedad europea es una de las más digitalizadas del mundo: el 80% de los hogares y el 92% de las empresas tienen acceso a internet; y el 60% de las empresas utilizan servicios en la nube. Sin embargo debemos reconocer que la mayoría de servicios digitales que utilizamos son de origen extracomunitario, fundamentalmente estadounidenses por el momento. Somos un continente maduro y un mercado atractivo, pero jugamos el papel de usuarios más que de desarrolladores y exportadores de soluciones digitales.

Dejando a un lado la financiación, aspecto que cerrará este artículo, los ingredientes para crear una economía boyante basada en servicios y productos digitales son múltiples:

Por un lado se ha de estar en la vanguardia metodológica, lo que hoy en día se traduce en contar con capacidades punteras en el desarrollo de soluciones de inteligencia artificial, un punto que abordé en este artículo previo, y para el que es clave la investigación aplicada y la colaboración entre el ámbito académico y la industria.

Por otro lado, se han de romper silos en el acceso a los datos, la materia prima que alimenta la inteligencia artificial. Estos flujos de datos han de activarse en todas las direcciones: entre empresas (B2B), entre gobiernos y empresas (G2B), y entre empresas y gobiernos (B2G). Además, se ha de contar con un armazón legal adaptado a esta nueva economía, que fomente la innovación pero garantice los derechos ciudadanos. En Europa es el Reglamento General de Protección de Datos el que hace prescriptivo contar siempre sobre una base de legitimación para activar estas cesiones de datos entre entidades emisoras y usuarias, (idealmente el consentimiento explícito por parte del individuo que generó los datos, si es que hablamos de datos personales).

Por último, hacen falta infraestructuras adecuadas de recabación, procesamiento y almacenamiento de datos. Por su capacidad para tratar datos en tiempo real y flexibilidad para soportar variaciones en la demanda concurrente de datos, las arquitecturas tipo nube son imprescindibles de cara a garantizar la robustez de las soluciones que manejan grandes volúmenes de datos dinámicos.

La Unión Europea tiene consciencia de la importancia de fomentar el desarrollo e implementación de soluciones en todos estos frentes. En concreto, para acometer el último de ellos lanzó en marzo de 2019 la iniciativa Gaia-X. En su presentación se hace toda una declaración de intenciones: “Con GAIA-X, representantes de la empresa, la ciencia y la política a nivel europeo crean una propuesta para la próxima generación de una infraestructura de datos europea: un sistema seguro y federado que cumple con los más altos estándares de soberanía digital al tiempo que promueve la innovación.

Este proyecto es la cuna de un ecosistema digital abierto y transparente, en el que los datos y servicios puedan estar disponibles, cotejarse y compartirse en un entorno de confianza (...) GAIA-X es un proyecto iniciado por Europa para Europa y más allá. Europa realiza grandes inversiones en tecnologías digitales y modelos de negocio innovadores. Debemos asegurarnos de que quienes impulsen las innovaciones sean también quienes se beneficien en términos económicos. Esto ayudará a garantizar la creación de valor y el empleo en Europa.”

Aunque puede haber escepticismo fundamentado en que una solución aún experimental pueda alcanzar rápidamente la madurez técnica de los servicios comerciales estadounidenses, la apuesta parece firme. Tenemos por tanto líneas abiertas en todos los frentes listados para que Europa recupere el terreno perdido, incluyendo el plano tecnológico. Los “cómos” parecen haberse puesto en marcha, nos faltan los “para qués”, y éstos se decantan a nivel local.

En este contexto, y en cumplimiento del Plan España Puede, el gobierno ha publicado una convocatoria abierta hasta el 12 de julio para recabar Manifestaciones de Interés (MdI) destinadas a conformar el HUB español de Gaia-X, con especial énfasis en aplicaciones orientadas al sector turístico, dada su importancia en nuestro país. Según reza esta convocatoria:

“El hub español de GAIA-X sería un actor clave en el despliegue de la gobernanza de datos, canalizando e implementando las arquitecturas de referencia en los sectores, e integrando a las PYMEs y microPYMEs a los espacios de datos, acompañándolas en su formación y en la implementación de casos de uso basados en datos e IA. La industria y los centros de investigación tecnológica deben ayudar a construir e implementar la infraestructura cloud, los servicios de computación y la arquitectura de compartición de datos e idealmente, integrar en ella una plataforma integral de servicios gestionados para el desarrollo de aplicaciones de IA. Finalmente, la industria sectorial debe ser capaz de usar estas nuevas aplicaciones, implementando casos de uso basados en datos, con la facilidad añadida de contar con los servicios de IA que posibiliten sus desarrollos”.

Recordemos que las MdI conforman una recabación de propuestas sobre las cuales posteriormente se activan proyectos concretos que serán licitados y sufragados con fondos de recuperación Next Generation Europe mediante la figura de Proyectos Estratégicos para la Recuperación y la Transformación Economía (PERTE). Por tanto, si tu empresa opera en el sector turístico, tiene identificadas necesidades en el ámbito digital que impliquen acceso y uso de datos, e ideas de cómo podrían abordarse, es el momento de postularse para articular todo ello mediante soluciones made in Europe.

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información