El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón ha citado para el próximo 29 de abril al expresidente de CaixaBank, Isidro Fainé, y al presidente de Repsol, Antonio Brufau, para que declaren por la contratación del excomisario José Manuel Villarejo con la presunta finalidad de investigar a Luis del Rivero cuando el expresidente de Sacyr negociaba con Pemex la sindicación de acciones que poseían en Repsol.

Noticias relacionadas

La citación se produce después de que, en una resolución conocida ayer jueves, el instructor del caso Tándem diera la condición de investigados a ambos financieros a petición de la Fiscalía Anticorrupción y de Luis del Rivero.

El expresidente de Sacyr actúa en el procedimiento judicial como acusación particular. En una declaración prestada ante García-Castellón el 17 de diciembre, Del Rivero expresó sus sospechas de que las conversaciones telefónicas que mantuvo con los directivos de Pemex para negociar la sindicación de las acciones pudieron ser interceptadas por Villarejo.

El juez quiere aclarar el conocimiento que Brufau y Fainé pudieron tener del proyecto Wine, nombre que Villarejo dio al encargo que los responsables de seguridad de Repsol y CaixaBank le hicieron a finales de 2011, cuando se detectó una estrategia de sindicación entre Sacyr y Petróleos Mexicanos (Pemex) con el objetivo de conseguir casi un tercio del total de las acciones de la compañía petrolera española y acceder a su control, desalojando a Brufau.

En la resolución en la que les dio la condición de investigados, García-Castellón indicó que, de acuerdo con las investigaciones realizadas hasta ahora, CaixaBank y Repsol contrataron al expolicía para "salvaguardar los intereses de ambos, que aparecen como aliados empresariales en un contexto de pugna entre accionistas de referencia en Repsol para tomar el control de la compañía".

En las fechas en las que se desarrolla el proyecto Wine, Villarejo estaba en activo en el Cuerpo Nacional de Policía, por lo que se habría cometido por parte de quienes le contrataron un delito de cohecho, según sostiene la Fiscalía Anticorrupción.

En el procedimiento figuran documentos hallados en los domicilios de Villarejo y de su número dos, Rafael Redondo, así como audios grabados subrepticiamente por el primero a los exresponsables de seguridad de Repsol y CaixaBank, Rafael Araujo y Miguel Ángel Fernández Rancaño, según los cuales los máximos responsables de la compañía estaban al tanto de la evolución de proyecto Wine.

El juez ha llamado a declarar dos días antes, el 27 de abril, al ex director general de medios de CaixaBank, Antonio Massanell y al ejecutivo de Repsol Joquin Uris, y para el 28 de abril a Luis Suárez de Lezo, secretario del consejo de administración y consejero externo de Repsol, y a Juan de Amunátegui, también ejecutivo de la petrolera.