Daniel Horacio Mercado (64 años) el empresario argentino al que distintos dirigentes del Partido Popular confiaron la publicidad de sus campañas electorales, reaparece en el caso Púnica para disgusto de la expresidenta madrileña Esperanza Aguirre. 

Noticias relacionadas

Mercado es un viejo conocido de la Fiscalía Anticorrupción y los tribunales españoles. Él mismo confesó en el año 2012 al juez de Palma José Castro y al fiscal Pedro Horrach, investigadores de la 'caja B' del PP de Baleares, que ayudó a financiar ilegalmente las campañas electorales de 2003 y 2007 de Jaume Matas, expresidente de las islas, a través de su empresa Over Marketing. Lo hizo, según declaró, aceptando pagos en 'B' o impagos a cambio de recibir adjudicaciones públicas como la de la campaña de publicidad del Hospital Son Espases, por el que se embolsó más de 670.000 euros.

Precisamente las dos campañas electorales que Matas hizo con "dopaje" publicitario por encima del gasto permitido por la ley, según la sentencia condenatoria para el expresidente balear del caso Over del pasado junio, coinciden con las que también habría financiado de manera ilegal la expresidenta madrileña Aguirre, como afirma el juez en el auto de este lunes donde la cita como investigada en la Audiencia Nacional. También coincide el procedimiento que habrían utilizado.

El elegido del PP

Gracias a sus confesiones, Mercado fue condenado por prevaricación, fraude a la Administración y malversación por la Audiencia de Baleares a una multa económica en lugar de a una pena de cárcel. Él afirmó hace años que no sólo favoreció la financiación ilegal del PP de Baleares, sino también la de Madrid, Castilla-León, Extremadura o la Comunidad Valenciana. En esta última incluso se abrió una investigación contra él y el PP de Camps que acabó archivada por falta de pruebas.

Después de destapar los trapos sucios del partido, Mercado volvió a Argentina, donde trabajó como asesor personal del presidente Mauricio Macri. Ahora, su sombra reaparece como un mal agüero para Esperanza Aguirre, quien fue sorteando la imputación en los casos Gürtel y Púnica que ahora se entrelazan: "He nombrado a más de 500 altos cargos y dos me han salido rana", afirmó sobre el expresidente madrileño Ignacio González y el exconsejero Alberto López Viejo en 2016 en la Asamblea de Madrid, cuando fue citada a comparecer en una comisión de corrupción. 

Pádel con Matas

La confianza depositada en Mercado, el empresario que jugaba al pádel en Madrid con Jaume Matas cuando éste era ministro de Medio Ambiente -en la pista fue donde le anunció que recibiría el contrato de Son Espases- levantó la envidia de Francisco Correa, el elegido para la otra vía de financiación ilegal de campañas del PP a través de la trama Gürtel. 

Mercado, que llevaba desde los años 70 afincado en España con importantes contactos diplomáticos, empresariales y políticos, se ganó la confianza de Matas y de su círculo, también parece que la de Esperanza Aguirre, y se convirtió en la competencia de Correa. 

El propio Mercado declaró que en una ocasión se encontró con el dueño de la también 'bendecida' por el PP Orange Market por la calle en Madrid y éste le amenazó con que "tendría problemas" si seguía buscando contratos con los políticos populares. 

La relación de Mercado con Matas saltó por los aires cuando el empresario decidió mirar por sí mismo, colaborar con la Jusicia y contar todo lo que sabía. Fue la puntilla para el expresidente balear. Ahora, su reaparición en los autos del caso Púnica amenaza también el futuro procesal de Esperanza Aguirre.

La reunión de Correos

Por primera vez el juez de la Audiencia Nacional, Manuel García-Castellón, considera que hay indicios contra la expresidenta del PP madrileño para afirmar que ella "ideó" el plan para financiar ilegalmente las campañas electorales con el fin de "fortalecer su figura política". 

Y lo hace refiriéndose a una reunión a principios de 2004 en el Real Palacio de Correos, sede del Gobierno de Madrid, en la que Daniel Horacio Mercado cobra mucho protagonismo. Aguirre y su equipo de confianza, los consejeros Francisco Granados e Ignacio González, el diputado Alberto López Viejo y la jefa de Comunicación del Gobierno madrileño, Isabel Gallego, habrían acordado "que se contara con el empresario, y especialmente con su sociedad Over Marketing, para las contrataciones en materia de publicidad y comunicación bajo la decisión final del vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González".

Así conseguían "bajo la supervisión de Aguirre" que Mercado fuera el canal para desviar fondos públicos de las concesiones publicitarias de cada consejería al PP, según el auto del Juzgado Central de Instrucción número 6.