Enrique García Castaño, exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) de la Policía Nacional investigado en el caso Villarejo, habría ayudado al excomisario a espiar para el BBVA en busca de los movimientos de Sacyr para hacerse con el poder de la entidad. Para ello, habría utilizado los privilegios que le daba su cargo policial.

Villarejo habría rastreado hasta 15.000 llamadas de casi 4.000 personas (empresarios, políticos o directores de medios de comunicación), entre ellos el exjefe de la Oficina Económica de José Luis Rodríguez Zapatero, Miguel Sebastián, el expresidente de Sacyr, Luis del Rivero, o el empresario industrial Juan Abelló, entre otros, como ha publicado estos días Moncloa.com, con el fin de completar un informe de espionaje encargado por el BBVA.

Para ello habría contado con el apoyo de García Castaño, el mayor experto de comunicaciones dentro de la Policía al que las compañías telefónicas daban datos confidenciales sin preguntar para qué los necesitaba, como él mismo reconoció a Villarejo y se refleja en el sumario del caso.

Así se desprende de una conversación entre ambos del año 2005 a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL y que ya está en el Juzgado Central de Instrucción número 6, donde se investiga el caso Tándem. En dicha conversación, García Castaño le dice a Villarejo: "Ahora te doy lo del BB y lo de FG" (siglas con las que Villarejo se refería al presidente del BBVA, Francisco González) y le transmite su miedo porque "Julio" (Corrochano) se "de cuenta".

-Enrique García Castaño: "Mañana te doy lo del BB, y lo de FG, lo de FG también lo voy a sacar, lo que pasa es que lo de FG está difícil (inentendible) que te cagas, macho. ¿No se dará cuenta Julio?".

-Villarejo: "Cómo se va a dar cuenta macho, no me jodas...Si es más que nada para saber cuántos chascarrillos del 'bo, bo, bo' para tenerlo entretenido".

-Enrique García Castaño: "Claro".

-Villarejo: "Si mañana me das lo del BB y lo de tal…".

-Enrique García Castaño: "Ahí se ve que llaman a todo cristo. Están confiados y llaman a todo cristo". 

-Villarejo: "Por eso, si yo lo que quiero es, en base a eso, tener alguna de esas...y de cara al futuro tenemos que ir estructurando la forma de captar información por alguna vía adecuada y ya está. Teniendo los contactos".

-Enrique García Castaño: "No, si eso da igual, teniendo los contactos y teniendo los rastreos, son amiguetes".

-Villarejo: "Para tener con ellos algún acuerdito o algo".

-Enrique García Castaño: "Si son gente que les invitas a comer y ya está".

El director de Seguridad del BBVA, Julio Corrochano, conocía bien a Villarejo y a Enrique García Castaño por haber coincidido con ellos en el Cuerpo, donde fue Jefe de la Policía Judicial. De ahí el miedo de García Castaño (en activo) ante el descubrimiento de que era él quien proporcionaba datos confidenciales a Villarejo para el trabajo que el propio Corrochano le habría encargado.

La "maleta" israelí

De la conversación entre ambos a la que ha accedido este diario también se desprende la obsesión de Villarejo por hacerse con tecnología de última generación para acceder a los teléfonos de las personas a su alrededor.

García Castaño habla a Villarejo de un aparato que "me regalan los americanos para chupar teléfonos". Un dispositivo que permitiría conocer "el IMSI, el IMEI y todo" de cualquier persona que "se siente a tu lado". 

Se refieren a un dispositivo de tecnología punta con forma de maleta fabricada en Israel y prohibido en España, valorado en 500.000 euros. Según ha publicado este lunes el diario Moncloa.com, Villarejo habría adquirido finalmente uno de esos sofisticados equipos de interceptación de llamadas de teléfono con la mediación de 'Big', Enrique García Castaño, según los documentos en manos del equipo de trabajo de Villarejo a los que ha tenido acceso el citado medio.

Ésta es la conversación íntegra entre García Castaño y Villarejo sobre los medios tecnológicos que tanto les preocupaban: 

Villarejo: "Luego, el tema me cago en la puta lo del tema de los teléfonos de las empresas, esos, lo de las cifras...".

Enrique García Castaño: "Estás obsesionado con eso cabrón".

Villarejo: "Es que como no tenemos pelas para librar el gordo del millón de euros, macho...pues por lo menos con lo otro...es que yo creo que eso, a nivel interno, operativamente estás todo el día hablando. Yo estoy en el meollo, macho. Estoy en un sitio que tengo to' la chica, macho, es que eso nos alegraría la vida".

Enrique García Castaño: "Me regalan los americanos uno pero para chupar teléfonos nada más".

Villarejo: "Si te piras de ahí no lo dejes, macho. A nivel operativo...".

Enrique García Castaño: "Una polla lo voy a dejar ahí. Eso me lo llevo yo, vale 6 millones de pesetas".

Villarejo: "Eso de los teléfonos, ¿qué quiere decir? ¿Que estás en un sitio...?".

Enrique García Castaño: "Tú llevas un teléfono".

Villarejo: "Éste, por ejemplo".

Enrique García Castaño: "Y quieres saber qué numero es...".

Villarejo: "Y te pones al lado y te lo saca".

Enrique García Castaño: "Y te lo saca. Te saca el número que tienes. Te saca el IMSI, te saca el IMEI y te saca todo". 

Villarejo: "Y luego lo de la mochila esa que estás comiendo".

Enrique García Castaño: "Lo de la mochila también".

Villarejo: "Eso dime como tal, eso me dijiste que valía un kilo". "Pues...o lo mangas o...".

Enrique García Castaño:  "No, eso vale mu barato. Me parece que eran 16.000 o 17.000 euros, no me acuerdo. Lo tengo ahí en la oficina. Eso es cojonudo. Eso también lo puedo mangar. Si ahí hay muchas cosas que son de los americanos que me lo han dejado a mí". 

Villarejo: "Pues eso cuando llegue el momento, nos vamos tú y yo una noche y arramplamos".

Enrique García Castaño: "Yo de ahí...me voy a llevar...me voy a llevar cosas...Me llevo...no se, ¿algún micrófono? ¿Pero un micrófono, para qué?".

Villarejo: "Si, micros siempre van bien. Si este tipo de cosas normalmente no se hacen pero cuando surge algo puntual, hay que adornarlo un poco".

Enrique García Castaño: Lo bueno que me voy a arramplar es una grabadora de esas.

Villarejo: "Una grabadora de esas de puta madre...".

Enrique García Castaño: "Eso además se programa en un ordenador, puedes programar para 20 horas, tú lo dejas en un sitio y le dices...enciéndete de 9 a 14 después de 17 a 20 y la puedes dejar ahí unos días y después es llevártela y guardártela y a tomar por culo, es como un micro. Aparte que después la gente que tengo allí, es de confianza".

Villarejo: "Oye no, y si hay alguna gente de confianza ahí".