Carmen Lucas-Torres Gonzalo Araluce

El Sindicato Autónomo de Policía SAP-FEPOL, mayoritario entre las asociaciones sindicales de Mossos d'Esquadra, ha interpuesto una demanda ante el Juzgado Contencioso Administrativo de Barcelona contra la resolución de la Dirección General de la Policía, dependiente de la Generalitat, en la que se establecen sus condiciones de trabajo para el dispositivo de seguridad del Consejo de Ministros de este viernes. 

La consejería de Interior catalana no hizo públicos los detalles de dicho dispositivo hasta este miércoles a pesar de que implica que la mayoría de agentes que se iba a coger vacaciones tiene que permanecer en su puesto: "Ha sido un desmadre, nos han convocado por WhatsApp y con llamadas de teléfono a última hora. La gente ya está cansada de que se nos exijan dispositivos y se paguen mal y tarde, hasta a un año vista. Lo han convocado tan tarde que los sindicatos ni siquiera hemos tenido tiempo de negociar los términos", denuncia a EL ESPAÑOL Toni Castejón, portavoz de SAP-Fepol.

Por estos motivos, el sindicato ha decidido demandar a la consejería de Interior. En el escrito presentado, los mossos denuncian que la resolución cambia y amplía los turnos de los trabajadores y "se podría haber hecho con mucha más antelación" pues "el Gobierno, el departamento de Interior, la Dirección General de la Policía y la sociedad en general es conocedora desde hace varias semanas de la celebración del Consejo de Ministros mañana día 21 de diciembre en Barcelona", se puede leer en el escrito presentado este jueves. Afirman que el dispositivo, en el que se esperan que trabajen 6.000 o 7.000 agentes, no es "ni repentino ni imprevisto"

"Incumple la norma"

La consejería de Interior catalana justificó haber modificado los turnos y horarios de los Mossos sin previsión amparándose en la aplicación del artículo 17 del Decreto 146/1996, que dice que "la distribución de la jornada de trabajo puede ser modificada, motivadamente y por necesidades del servicio (...)" . 

Los policías catalanes se refieren también a dicho decreto en su demanda, pero al artículo 16, en el que se puede leer: "se entiende por necesidades del servicio aquellos hechos repentinos o imprevistos conocidos con una antelación inferior a los 3 días, ajenos a la planificación, organización y el funcionamiento del cuerpo de Mossos d'Escuadra que hacen necesaria la modificación de la distribución de la jornada de trabajo (...)". 

En este sentido, consideran que con la resolución de Interior se está "vulnerando de manera flagrante" el mencionado artículo y justifican la demanda en la búsqueda de que no vuelva a ocurrir. Además, también persiguen que, si la Justicia les da la razón, haya una "compensación económica o de horarios", explica el portavoz de SAP. 

Los policías catalanes destacan en su escrito que "no son de recibo las formas con las que se ha aplicado esta resolución ya que, lo que debería ser una prioridad como es el derecho a la conciliación familiar, no parece que lo sea a día de hoy para el Administración". En este sentido, Castejón es más rotundo aún. Afirma que se sienten "tratados como juguetes" por la consejería de Interior y que "la gente ya está muy harta", en referencia a los mossos. Aún así, no cree que vaya a haber una huelga "encubierta en bajas médicas" como se ha filtrado desde fuentes de otros sindicatos de la policía catalana.