Un mes después de entrar en la prisión de Soto del Real para cumplir condena por el caso de las 'tarjetas Black' de Bankia, el expresidente de dicha entidad, Rodrigo Rato, se enfrenta desde este lunes probablemente al juicio más esperado de los últimos años en materia económica: el de la salida a bolsa de Bankia en julio de 2011 que se celebrará en la sede de San Fernando de Henares (Madrid) de la Audiencia Nacional.

El también ex vicepresidente del Gobierno y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional está acusado de falsear la información económico-financiera de los folletos de salida a Bolsa de la entidad. Hechos por los Rato se enfrenta hasta a 12 años de prisión, según piden las acusaciones del caso. La Fiscalía, en concreto, solicita una pena menor, de cinco años de prisión.

Si la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional decide condenarle y el Supremo confirma la decisión (como ha ocurrido con la sentencia de las 'tarjetas Black'), la pena de prisión se sumaría a los 4 años y 6 meses que ya cumple desde el pasado 25 de octubre.

Pero no es la última cuenta que Rodrigo Rato debe saldar con la Justicia. Todavía le queda dar explicaciones sobre el origen de su patrimonio personal que también investiga un juzgado de instrucción. Precisamente este viernes también está previsto que declare en los madrileños juzgados de Plaza de Castilla por este motivo, por lo que la semana que comienza se convertirá en un "calvario judicial" para Rato.

Juicio histórico

El juicio por la salida a Bolsa de Bankia es, irremediablemente, el juicio a una época y la cita judicial más importante del ámbito económico en los últimos tiempos. También uno de los que más se alargará en el tiempo, está previsto que hasta junio del año próximo, por el número de acusados. Pocos juicios económicos (como por ejemplo el del caso de Fórum Filatélico) se han prolongado tanto.

En el banquillo de los acusados, además de Rodrigo Rato, estarán José Luis Olivas (exvicepresidente de Bankia), Francisco Verdú Pons (ex consejero delegado) y el exconsejero José Manuel Fernández Norniella. La antigua cúpula del banco que, según el Ministerio Público "no reflejó la imagen fiel del banco con el fin de obtener a toda costa los fondos necesarios para cubrir las exigencias de capital".

La Fiscalía sólo acusa a estos cuatro ex altos cargos, mientras que las acusaciones particulares (entre ellas las asociaciones de afectados Adicae y Aemec) y populares (Confederación General de Trabajadores y Confederación Intersindical de Crédito) acusan hasta a 31 personas físicas y a Bankia, su matriz Banco Financiero y de Ahorros (BFA) y a la consultora Deloitte.

En el caso de Rato, el ministerio fiscal considera que ocultó de forma "consciente" la "inconsistencia del proyecto" de la salida a Bolsa "a sabiendas de que los inversores estaban recibiendo información incompleta" que ocultaba la "situación crítica" de la entidad. Para ello, habría aprovechado el "prestigio" que le otorgaba su labor en el Gobierno y el FMI para encarnar un "ficticio mensaje de solvencia y buenas perspectivas muy alejadas de la realidad".

Famosos testigos y acusados

El juicio a la cúpula de Bankia será protagonista en los medios de comunicación por la altura de algunos de los testigos que han solicitado las partes, entre ellos el actual presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, el exministro de Economía Luis de Guindos, el exgobernador del Banco de España, Luis María Linde, el presidente del BBVA, Francisco González, la exdirectora gerente del FMI, Christine Lagarde o el expresidente de La Caixa, Isidre Fainé. 

Igualmente entre la larga lista de acusados que tendrán que sentarse en el banquillo desde este lunes también se encuentran personajes públicos, como el exministro de Interior, Ángel Acebes, presente en el consejo de Administración de Bankia, o el empresario Javier López Madrid, investigado también en otros casos de corrupción abiertos en la Audiencia Nacional.