Beatriz Yubero Daniel Montero

La Audiencia Nacional ha decidido cerrar, la pieza separada que investigaba las revelaciones hechas por la empresaria de origen danés Corinna Zu Saynt-Wittgenstein (CSW) sobre el presunto dinero en el extranjero del rey emérito Juan Carlos I.

A primera hora del viernes, la Fiscalía Anticorrupción anunciaba públicamente su intención de pedir el archivo de la investigación en todo lo concerniente al monarca y seguir investigando a CSW y  al excomisario Villarejo. Poco después, muy poco después, era el juez Diego de Egea quien anunciaba que daba carpetazo a toda la pieza. Las declaraciones de Corinna al mando policia no serán investigadas por la Justicia.

En su auto, el juez instructor esgrime una serie de argumentos, como la falta de pruebas concretas, un posible enfrentamiento entre la empresaria y el rey emérito tras su ruptura sentimental y, sobre todo, la condición de inviolable que Juan Carlos I tuvo durante todo su reinado en España, sostenida en el artículo 56 de la Constitución.

Ese argumento sirvió también, de cara a la galería, para frenar la comisión de investigación parlamentaria sobre estas revelaciones solicitada en el Congreso de los Diputados. Y así, ni políticos, ni jueces ni fiscales le harán nunca a la consultora alemana las siguientes preguntas; los interrogantes que ella misma abrió en su conversación con el comisario Villarejo y que por vías oficiales nunca serán cerrados:

1.- ¿Utilizó Juan Carlos I como testaferro a Corinna para esconder patrimonio?

Esa fue posiblemente la revelación principal entre las realizadas por la consultora afincada ahora en Mónaco. En su conversación con el mando policial ahora en prisión, CSW  llegaba a explicar que "no lo ha hecho porque me quiera mucho, sino porque resido en Mónaco", donde no hay impuesto de patrimonio y por lo tanto, no hay que informar a su fisco sobre nuevas adquisiciones.

"Te levantas una mañana y tienes un terreno en Marrakech y él te dice dámelo. Pero si lo hago es blanqueo. Yo no lo utilizo. Es un regalo envenenado". Hablaba por ejemplo la empresaria sobre una supuesta propiedad en Marruecos. No daba más datos ni direcciones, pero aseguraba que la operación se había cerrado gracias a un abogado suizo llamado Dante Canónica. Un conocido asesor legal helvético que ya aparecía en la operación Gürtel y que, sobre este caso, ni siquiera ha sido consultado. 

2.- ¿Cobró comisiones el monarca después de que un consorcio de empresas españolas ganara el contrato del AVE a La Meca?

En 2013, un consorcio español con empresas públicas y privadas ganó el mayor contrato de obra civil licitado en el mundo: la construcción del tren de alta velocidad que unirá las ciudades saudíes de La Meca y Medina.

La concesión del contrato supuso un importante esfuerzo para la diplomacia española, con el rey Juan Carlos a la cabeza. Pero según las palabras de Corinna, aquellos movimientos no respondieron solo a intereses de Estado, ya que el rey emérito habría pedido una comisión al empresario Juan Miguel Villar Mir, amigo personal del rey y máximo responsable de la constructora OHL.

En un comunicado público, la constructora negó haber entregado comisión alguna al rey por aquella operación. Pero quedan más detalles. Más hilos abiertos. Según la versión aportada en aquella conversación por Corinna, las constructoras españolas contrataron como intermediaria a la empresaria iraní Shahpari Zanganeh, tercera esposa del traficante de armas Adnan Khashoggi. La intervención y la presunta comisión cobrada por ella habrían generado un nuevo conflicto con el rey, que según Corinna reclamaba su comisión.

3.- ¿Encontró Corinna un gran ingreso de dinero de Arabia Saudí en las cuentas del rey emérito?

Es otra de las afirmaciones que la consultora daneso-germana hace en las grabaciones. Que encontró presuntamente una fuerte cantidad de dinero procedente de Arabia Saudí en las cuentas del rey Juan Carlos. No explica en cuál de ellas, ni el montante, ni aporta datos concretos sobre el remitente real del dinero, más allá de vincularlo con la operación del Ave a La Meca.

Pero sí aporta de nuevo un nombre: "De forma repentina en 2012 pude ver en una anotación bancaria un importante volumen de dinero y le pregunté (a Juan Carlos I) de dónde viene. Y él me contestó de Arabia Saudí. Yo no sé quién se lo mandó, pero sé que es Canónica quien lo hizo. Otra vez Canónica". 

4.- ¿Ocultó dinero Juan Carlos I en cuentas abiertas a nombre de terceros en el extranjero?

A lo largo de la conversación, la empresaria vinculada al rey asegura en varias ocasiones que el rey mueve dinero en el extranjero con una suerte de personas de su confianza. No da nombres concretos sobre ellos, a excepción del primo del monarca, Álvaro de Orleans. En declaraciones a este periódico, el empresario aseguró que nunca había actuado como testaferro de Juan Carlos I, ni en España ni fuera de ella.

De Orleans reconoció que había pagado de su bolsillo atenciones para su primo, pero aseguró que se trataba de una cuestión de cortesía similar a la que Juan Carlos I había empleado con él en muchas otras ocasiones.

5.- ¿Obtuvo Corinna información comprometedora de la mano del monarca?

Esta pregunta no deriva de sus conversaciones con el excomisario Villarejo, pero en su mano está, una vez más, la respuesta. Como argumento para justificar sus encuentros con la empresaria, Villarejo aseguró en su declaración que había sido una persona del Centro Nacional de Inteligencia quien le había pedido que se acercara a ella.

El objetivo, según la versión del exagente, era localizar una presunta documentación que el rey emérito le habría entregado a modo de salvavidas y para garantizar su futuro cuando ambos mantenían una relación sentimental.

En la conversación en cuestión no aparece rastro alguno sobre ese asunto. Pero sí hay dos elementos compatibles con esa teoría. Dos presuntos intentos de accesos a su casa en busca de información confidencial. De uno de ellos, según el testimonio de la empresaria, tendría pruebas y conocimiento la seguridad del príncipe Alberto de Mónaco, para el que CSW trabajaba como asesora. 

6.- ¿Amenazaron las autoridades suizas con denunciar a Juan Carlos I a la Hacienda española?

Nadie pedirá ya datos a Suiza para conocer si Juan Carlos I mantenía una cuenta abierta en Suiza a su nombre, tal y como afirmaba también Corinna. En su encuentro con el comisario, la consultora explica que el rey emérito habría tenido una cuenta abierta en el país helvético hasta que las autoridades locales amenazaron con comunicarlo a la Hacienda española si no era cerrada. 

Esta versión contrasta con la aportada por Zarzuela tras la publicación en 2016 del reparto de la herencia entre el monarca y sus hermanas Pilar y Margarita. Entonces, Casa Real reconoció la existencia de un depósito en Suiza a nombre del rey emérito pero que fue cerrada en 1995.

En su relato, Corinna no aporta datos concretos sobre la fecha de esa amenaza, sobre la entidad bancaria donde estaría el depósito o sobre el montante que estaría allí guardado. Nada. Sin embargo, ahora nadie podrá preguntárselo oficialmente. 

7.- ¿Quién pagaba los vuelos privados utilizados por el rey emérito y sus estancias en hoteles?

Esta información aparece por boca de CSW para "dar un susto" a Félix Sanz Roldán, actual director del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la persona a la que señala en la grabación como parte de sus males. Según la versión de la expareja del rey, Juan Carlos I le pidió que buscara un contacto en una empresa de alquiler de aviones privados.

Ella recurrió a la firma Air Partners, que según sus palabras despegaba y aterrizaba de la base militar de Torrejón cuando estaba controlada por el rey.  "Me han dicho que es blanqueo, como un regalo", explicaba la empresaria.

En otro momento del encuentro, CSW relata la estancia del rey Juan Carlos en un hotel de Beverly Hills para pasar la Nochevieja. "Le pidió a mi exesposo que le pagara la habitación de hotel", explica la empresaria en referencia a Philip Atkins, también amigo del monarca y presente en la cacería de Botswana. "Philip pagó con su tarjeta de crédito. Le dijeron que se lo devolverían y así lo hicieron, en diez días. Creo que eso dinero vino de Suiza. De Álvaro de Orleans". 

8.- ¿Presionó el servicio secreto español a Corinna para que pusiera parte de su patrimonio a nombre del rey?

Según Corinna, ese fue el motor de todo su conflicto con Juan Carlos I y el CNI: el dinero. En su conversación con Villarejo, la empresaria mantiene que durante los años en los que estuvieron juntos, el rey emérito habría colocado por medio de sus colaboradores distinto patrimonio a su nombre y facilitado su acceso a determinados negocios.

CSW llega a decir que el monarca quería casarse con ella porque era la forma más sencilla de disfrutar de ese patrimonio sin llamar la atención. Pero nunca llega a cifrar ese patrimonio, ni a enumerarlo.

Sin embargo, en ese marco CSW mantiene que fue el director del servicio secreto español quien le presionó para que pusiera parte de ese patrimonio a nombre del monarca, o de personas de su confianza. Algo que el director del CNI negó de forma reiterada en la Comisión de Secretos Oficiales del Congreso. Allí, los políticos sí pudieron preguntar, pero las respuestas concretas quedaron solo para sus oídos.