“Me consta que había una campaña paralela y ajena al PP desde el punto de vista contable” para reforzar a Esperanza Aguirre como candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid en 2007 y 2011, una campaña “específica” para la expresidenta que fue “dirigida siempre por Ignacio González, Cristina Cifuentes, Anabel Mariño e Isabel Gallego”. 

Así lo afirmó Francisco Granados en su última declaración ante el juez instructor del caso Púnica, Manuel García-Castellón, que comenzó diciendo que ya pidió el pasado octubre prestar declaración “para colaborar con la Justicia; contar toda la verdad, al menos la que yo conozco, y ayudar a la instrucción al esclarecimiento de los hechos”.

Según los audios de la diligencia, conocidos por EL ESPAÑOL, el exsecretario general del PP de Madrid afirmó que no lo podía “asegurar cien por cien” pero “intuía” que algunas empresas privadas como Swat contrataban con empresas públicas de la Comunidad de Madrid que disponían de elevados presupuestos de publicidad y que “desviaron parte de ese gasto de publicidad al refuerzo de esa campaña específica de Esperanza Aguirre”.

Granados mencionó al Consorcio de Turismo, “que dirigía Ana Isabel Mariño”; PromoMadrid, “dirigido por un familiar de Aguirre, Aurelio García de Sola”, y al Canal de Isabel II, dirigido por Ignacio González y del que fue vocal Cristina Cifuentes. También incluyó en ese supuesto entramado de financiación irregular a la empresa Licuas, “por su relación con el marido de Cristina Cifuentes”.

González, “el que mandaba”

El exconsejero de Transportes y luego de Presidencia con Esperanza Aguirre dijo que ella e Ignacio González eran los que nombraban a “todos” los altos cargos y puestos relevantes de la administración y empresas públicas de la Comunidad de Madrid y, en su opinión, González “era de verdad el que mandaba”.

“Ése era un gobierno en el que mandaban dos personas y todos los demás éramos comparsas”, dijo Granados, que añadió que ambos controlaban también el PP de Madrid. “El partido se ha dirigido desde la Puerta del Sol por parte de la señora Aguirre y del señor González y no sé si por ese orden”.

Francisco Granados, que ha estado dos años y medio en prisión preventiva, relató que fue González el que urdió su cese primero como miembro del Gobierno regional y luego como secretario general del PP regional, todo ello “fruto de la misma estrategia para dejar el terreno libre para la sucesión” de Aguirre. Pocos días después de las elecciones generales de 2011, que ganó Mariano Rajoy, la presidenta madrileña le dijo que “estando tus amigos de la séptima planta [de Génova] en el Gobierno no puedes seguir de secretario general”.

Su abogado, Javier Vasallo, le preguntó si “habló con el presidente del Gobierno de su cese” y “qué le dijo”. “Si, comenté todo esto con el señor Rajoy, por supuesto”, respondió el declarante.

Cuando el letrado iba a cambiar el objeto del interrogatorio para empezar a preguntar por Alejando de Pedro y los trabajos de reputación online contratados con el Gobierno regional, el juez le interrumpió para hacerle ver que Granados no había contestado qué le dijo Rajoy. "Me dijo que estuviera tranquilo”, señaló.