La Fiscalía considera acreditada la relación entre el entramado de empresas y cargos públicos montado por Francisco Correa y la financiación irregular del PP, según se desprende de la intervención final de la fiscal anticorrupción Concepción Sabadell en el juicio del caso Gürtel.

La fiscal ha señalado este lunes en la sala que contratos como los amañados por el Ayuntamiento de Majadahonda cuando estaba regido por el popular Guillermo Ortega (2001-2005) ponen de manifiesto que "se utilizó" al Consistorio para el enriquecimiento personal del alcalde y de otros acusados como la ex esposa de Correa, Carmen Rodríguez Quijano, así como para "financiar a un partido político, el Partido Popular, y ahorrarle costes".

La fiscal ha manifestado esta mañana durante su intervención final que "entendería" que, a la hora de dictar sentencia, el tribunal bajara la pena a Francisco Correa en atención a la admisión parcial de los hechos delictivos que efectuó al principio de la vista, en octubre del pasado año.


Sabadell ha sido dura a la hora de calificar a Correa como "el jefe supremo" de una trama de corrupción que "se constituyó para delinquir", un sistema para corromper la adjudicación de contratos en diferentes Administraciones que condujo al "desfalco sistemático de fondos públicos".


La Fiscalía, de hecho, mantiene contra Correa la petición de pena que formuló al inicio de la vista (125 años de prisión) y Sabadell ha dicho esta mañana que "no procede" rebajar esa petición sobre la base de la confesión parcial del acusado realizada los días 13,14 y 15 de octubre de 2016. Durante su declaración en la vista oral, Francisco Correa incriminó al ex tesorero del PP Luis Bárcenas y a otros acusados como Jesús Sepúlveda.


Respecto a Bárcenas, Correa afirmó que hizo gestiones ante los Ministerios de Fomento y Medio Ambiente para, a cambio de una comisión, lograr adjudicaciones de obras solicitadas por diversas empresas.


La Fiscalía no considera "procedente" rebajar su petición de condena a Correa pero "entendería que el tribunal tuviera en cuenta [sus declaraciones en el juicio oral] a la hora de atenuar la pena", ha dicho la representante de Anticorrupción.


Al comienzo de su intervención Sabadell ha sostenido que el "sistema" de corrupción creado por el grupo Correa era un "modo de vida": Francisco Correa "intermediaba entre cargos públicos y empresarios a cambio de una comisión del 3 o el 4 por 100 del contrato".


El grupo de empresas de Correa habría obtenido, así, un enriquecimiento de 8 millones de euros, mientras que los cargos públicos corrompidos se habrían lucrado con más de un millón, según ha concluido la fiscal.


Sabadell ha afirmado que existe una "abrumadora" y "contundente" prueba para condenar a los 37 acusados en esta primera pieza del caso Gürtel, entre los que se encuentra el ex tesorero del PP Luis Bárcenas.


Entre esos elementos probatorios la fiscal citó la propia declaración judicial en la que Correa describió como funcionaba "el sistema" de intermediación o las manifestaciones del empresario Rafael Naranjo, que admitió haber entregado una comisión en Suiza por la adjudicación de un contrato del Ayuntamiento de Madrid.


"Se eliminó el trato justo y equitativo que merecían otras empresas y se anuló la competencia leal", afirmó la fiscal, que añadió que la trama Correa "perjudicó gravemente" el interés general "esquilmando las arcas públicas".