Carlota Guindal Alejandro Requeijo

La Fiscalía Anticorrupción ha ordenado la detención del fundador de ZED, Javier Pérez Dolset por un delito de insolvencia punible, la empresa española pionera en Internet, actualmente en concurso de acreedores después de ser una compañía líder en su sector y que llegó a estar valorada en más de 1.000 millones de euros. Tras un año de investigación de la Unidad contra la Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) y la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía, Pérez Dolset acaba de ser arrestado por vaciar su propia compañía en detrimento del resto de los accionistas.

Noticias relacionadas

Según ha podido saber EL ESPAÑOL de fuentes de la investigación, la 'Operación Hanta' ha sido dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, recién llegado para sustituir a Eloy Velasco en el Juzgado Central de Instrucción número 1. Están previstas varias detenciones, registros y una serie de requerimientos, que se irán desarrollando a lo largo de todo el día. Tras la operación, la Fiscalía llevará ante el juez a los detenidos para su declaración judicial.

Pérez Dolset ha sido arrestado aunque fue él quien originó la investigación, tras denunciar amenazas relacionadas con su socio, la empresa rusa VimpelCom, vinculada a Mihkail Friedman, el segundo hombre más rico de Rusia. Según su tesis, le persiguen por colaborar con Estados Unidos para destapar a su socio en el soborno a funcionarios de Uzbekistán.

Las autoridades norteamericanas han llegado a multar a la empresa rusa con cerca de 800 millones de dólares por esos sobornos para lograr licencias de actividad. El organismo estadounidense informó que VimpelCom pagó al menos 114 millones de dólares a funcionarios de Uzbekistán entre los años 2006 y 2012 para acceder a un negocio de telecomunicaciones que generó ingresos por importe de 2.500 millones de dólares.

De denunciante a investigado

No obstante, tras iniciar las pesquisas, los investigadores descubrieron que Pérez Dolset y otros miembros de su familia habrían desviado fondos de la compañía para vaciarla hasta que llegó a concurso de acreedores. Ese dinero, lo tendrían escondido fuera de España. A partir de ese momento, los fundadores pasaron de ser denunciantes a investigados. La actuación de los Dolset habría perjudicado a los accionistas de la compañía, entre ellos el grupo Planeta, que ha abierto un frente judicial contra ellos por la gestión de la empresa.

El fundador de Zed es Pérez Dolset pero en el accionariado han ido entrando Planeta (de la familia Lara, con un 20%, y por lo que se estima invirtió hasta 100 millones de euros) o Torreal (de Juan Abelló, con un 10%), entre otros. Ahora estos inversores tienen abiertos varios pleitos contra el primero por perjudicar gravemente a la sociedad hasta llevarla a concurso de acreedores. Es más, desde parte del accionariado se ve la denuncia de Pérez Dolset como una cortina de humo para tapar sus maniobras para vaciar la compañía y llevarla a la insolvencia.

En el marco de esta investigación de Anticorrupción, la Policía detuvo en enero en el aeropuerto de Madrid al administrador holandés de la compañía Peter Wakkie para tomarle declaración en calidad de investigado. Hay sospechas de que podría haber actuado de parte en Zed+ y no de manera imparcial como le correspondería como administrador judicial.

Vació la compañía

Los investigadores están detrás de dos líneas de investigación de la insolvencia de la compañía. Una de las tesis se basa en que el socio ruso está estrangulando deliberadamente la compañía a través de Zed+ para 'borrar' a Pérez Dolset. El origen de la batalla del fundador de Zed con VimpelCom -vinculada al magnate ruso Mihkail Fridman- comienza tras su unión para expandir el negocio por tierras rusas.

En 2013, ambas compañías decidieron crear conjuntamente Zed+ en Holanda, absorbiendo Zed. Sin embargo, la nueva aventura no funcionó y comenzaron los problemas entre los dos socios principales. En medio de esa batalla, un tribunal de Amsterdam decidió que Zed + (principal accionista de Zed) estuviera administrada por el abogado holandés Peter Wakkie y no por Pérez Dolset.

Existe una segunda línea de investigación de la insolvencia dirigida a que Pérez Dolset es quien, en paralelo al supuesto estrangulamiento de los rusos, haya llevado a la quiebra a la compañía a través de maniobras empresariales, y por lo que ha sido arrestado este jueves.