El director central de la Policía Judicial de la Dirección General de Seguridad Nacional (DGSN) de Marruecos, Mohamed Dkhissi, ha confirmado en una entrevista con el canal nacional 2M TV, la suspensión de la cooperación en materia de Seguridad entre Marruecos y España.

Noticias relacionadas

Las razones que aducen las autoridades marroquíes para actuar son, en su opinión, las actitudes hostiles contra los intereses marroquíes y la acogida en España del secretario general del Frente Polisario, Brahim Ghali.

Las "confusas" declaraciones españolas sobre el ingreso de Ghali en el hospital de San Pedro en Logroño con una identidad falsa habrían sido decisivas para la suspensión de la colaboración policial y de Inteligencia entre los dos países.

La crisis con Berlín comenzó en el mes de marzo después de que los servicios de la contrainteligencia alemana descubrieran planes de Rabat para actuar en el país europeo.

El ministro de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita, envió un comunicado al primer ministro dando órdenes de congelar las relaciones con las instituciones germanas en el país y con el embajada de Alemania. La prensa la filtró, y así se conocieron las intenciones de ruptura diplomática de Rabat con Angela Merkel.

Marruecos llegó a llamar a consultas a su embajadora en Alemania y emitió un comunicado donde señaló como causas la postura de Berlín ante el reconocimiento de la soberanía marroquí del Sáhara Occidental después de que lo hiciera Donald Trump, no secundado en Europa. También molestó que no invitasen a Marruecos a las reuniones regionales para buscar una solución al conflicto en Libia.

La declaración de suspensión del acuerdo en seguridad coincide con la mayor entrada de personas migrantes desde Marruecos a España en un solo día. Este lunes atravesaron por los espigones de El Tarajal y Benzú a pie, a nado y en barca, 8.000 ciudadanos marroquíes, de los que más de 2.000 podrían ser menores, según los datos que la Delegación de Gobierno de Ceuta. A medianoche España decidió mandar al Ejército, concretamente a las unidades de La Legión y Regulares, para reforzar a las fuerzas de seguridad en el control.

La cifra fue aumentado a lo largo del día, cuando no dejaban de entrar de manera permanente ciudadanos marroquíes a la ciudad autónoma española. El Centro de Coordinación Operativa ante la Pandemia (CECOR) se reunió de urgencia a última hora de la tarde del lunes.

El Sáhara y Cataluña

En sus declaraciones al canal marroquí, Mohamed Dkhissi dijo que "la cooperación y la coordinación policial entre Marruecos y todos los países del mundo están cimentadas en una actitud de igual a igual, en todas las partes salen beneficiadas, y a base de la reciprocidad y el respeto de las reglas de buena cooperación".

Ese principio de reciprocidad ha sido muy mencionado en las últimas semanas por Marruecos. Desde diferentes instituciones se ha aludido en reiteradas ocasiones a que cuando los independentistas catalanes pidieron ayuda a Rabat, siempre se exigió acudir acompañado de un representante del Gobierno de España.

Para Marruecos, Argelia y el Frente Polisario son enemigos reconocidos, y cualquier interferencia es una cuestión de Estado. Tampoco ha gustado en Rabat las evasivas desde Madrid para posicionarse del lado de Donald Trump, que reconoció la soberanía marroquí sobre el Sáhara Occidental el pasado 10 de diciembre.

"Los cuerpos policiales están obligados a respetar estas decisiones soberanas emitidas por el Estado marroquí. Por lo tanto, la congelación de las relaciones diplomáticas afecta y se refleja en la cooperación policial", dijo Dkhissi. Así, se sobreentiende de sus palabras que la cooperación policial con España y Alemania está suspendida.

Las órdenes vendrían del jefe de la diplomacia, y ministro de Asuntos Exteriores, Nasser Bourita, que depende directamente de la Dirección General de Estudios y Documentación (DGED), el servicio de Inteligencia marroquí.

Terrorismo y narcotráfico

Marruecos se considera una potencia policial y de Inteligencia a nivel regional e internacional por los acuerdos firmados y la precisión de sus informaciones. Y, como ya advirtió Exteriores en un comunicado, "habrá consecuencias" por la acogida de Ghali y por la falta de respuesta desde el Gobierno español.

Los acuerdos bilaterales de seguridad afectan principalmente a la migración, el terrorismo y el narcotráfico. De hecho, fuentes de la Inteligencia extranjera prevén posibles salidas de personas de origen del África subsahariana en embarcaciones precarias desde la costa norte con dirección a los islotes españoles en la zona del Rif, cercana a Melilla.

Muchas personas migrantes, que se encontraban en otras partes del sur del país, están subiendo hacía el norte desde la zona de Agadir, incluso en el tren de alta velocidad.

En Castillejos, al otro lado de la frontera, explican que entre los emigrantes también hay trabajadores transfronterizos que se quedaron atrapados en Castillejos y Tetuán con el cierre de las fronteras el 13 de marzo de 2020.

"Varios han podido entrar, aunque no se sabe cuántas personas han entrado. Es lógico, la gente necesita dinero. Lo están pasando mal en Marruecos, sobre todo la gente de Castillejos. Están viendo que el cierre de la frontera va para largo y que eso no se va a arreglar. La cosa pinta mal en Castillejos. Es normal que entren por Benzú o El Tarajal, que es menos arriesgado", confirma un empresario marroquí con negocio en Ceuta.

Aunque el perfil de estas personas es el de jóvenes marroquíes de entre 16 y 30 años residentes en Castillejos, también han cruzado familias con niños pequeños.

En 2014, Marruecos ya rompió las relaciones en materia de migración con España. Y ese verano llegaron a las costas españolas miles de migrantes. El motivo entonces fue el enfado del rey Mohamed VI, cuando fue detenido en su lancha de recreo por la Guardia Civil española, que le pidió que se identificase. Entonces, el embajador español fue también llamado a consultas, y se desencadenó una crisis diplomática.

Sin embargo, en España, fuentes del Ministerio del Interior aseguran que "no consta la suspensión de la cooperación policial". Por su parte, fuentes diplomáticas del Ministerio de Exteriores prefieren no hacer declaraciones: "No estamos haciendo comentarios sobre Marruecos".

Contenido exclusivo para suscriptores
2 meses por 1€
EL ESPAÑOL + Invertia por 1€ durante 2 meses, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información