"Como dije en mi toma de posesión, 'Spain is back'... y hoy saben ustedes que esto no era un eslogan". La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha presentado la nueva Estrategia de Acción Exterior de España, que contempla una inversión sólo este año de más de 5.300 millones de euros para que "España ejerza un papel de actor principal en la escena internacional dando respuesta a los retos globales".

La ministra, orgullosa de su trabajo de este último año largo al frente del departamento, ha lucido músculo en la sala de prensa del Consejo de Ministros. El documento lleva viajando desde su Ministerio a Moncloa, de Moncloa al Congreso y del Congreso al Consejo de Ministros, desde el pasado mes de enero. "Este es un reto de país, la política exterior no puede ser sólo cosa de un Gobierno o de un partido", ha sentenciado González Laya.

El texto fija las nuevas prioridades de la política exterior española, en la segunda estrategia aprobada después de la que sacó adelante el último Gobierno del PP de Mariano Rajoy, en 2015, que tenía vigencia hasta 2018. Según González Laya, "este no es un papel con intenciones ni una colección de iniciativas, sino un documento con diagnóstico" que se acompaña de las recetas "para que España sea un país nodal, no un mero espectador".

Cuatro "ejes"

Y así, se articula en cuatro "grandes ejes de proyección internacional, que ya se ve en las acciones sobre el terreno". Laya quiere que España "sea protagonista en las decisiones, construyendo consensos, aportando soluciones a los retos de este mundo fragmentado y frágil".

Y en ese empeño, describe las nuevas prioridades de la diplomacia española hasta el año 2024. Éstas estarán centradas en la brecha de género, la tecnológica, la transición ecológica y la crisis de gobernanza global "con una caída en la confianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas". La ministra hizo especial hincapié en este punto, preocupada por la gobernanza mundial.

Así se ha expresado González Laya en la rueda de prensa posterior al Consejo de este martes, en una comparecencia conjunta con la portavoz, María Jesús Montero, y la ministra de Educación, Isabel Celaá.

Según el Gobierno, el documento identifica "cuatro grandes fracturas" en el mundo de hoy: la socioeconómica; la ecológica, climática, demográfica y de biodiversidad; la tecnológica; y la política y de gobernanza. Para González Laya, el escenario mundial actual es "volátil y fragmentado", y su nueva estrategia de acción exterior pretende "dar una respuesta" a este planeta, atacado por una pandemia que exacerba estas diferencias.

El Consejo de Ministros ya acordó el pasado 26 de enero la remisión del documento a las Cortes Generales "para su conocimiento y debate". Y ahora el texto ha regresado al Consejo de Ministros, donde ha sido aprobado, previo informe del Consejo de Política Exterior.

En su elaboración, coordinada por Exteriores, se ha consultado a todos los ministerios, a los órganos consultivos constitucionales, a las Comunidades Autónomas y a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Asimismo, según el Ejecutivo, se han hecho consultas a miembros de think tanks, organizaciones empresariales y sindicales y varias ONG.