La campaña tiene un título... como el de la campaña de Salvador Illa. El candidato tiene un "talante"... como el de Salvador Illa. Y el entorno de rivales ante las urnas está "crispado"... como el que tuvo que afrontar Salvador Illa. Es más, la dirección del camino que recorrerá Ángel Gabilondo desde este sábado hasta las urnas del martes 4 de mayo en la Comunidad de Madrid la llevará Moncloa... como hizo con Salvador Illa.

Noticias relacionadas

Todo el PSOE ya se ha puesto a trabajar, en fila y dispuestos a lo que pida Pedro Sánchez, para lograr que si esta vez el candidato socialista no queda por delante, como hizo en 2019, "la suma de las izquierdas" sea mayor que la del centro y la derecha y, "por supuesto, nos pongamos de acuerdo para que Ángel presida la Comunidad de Madrid".

Nótese que el discurso que emiten todas las fuentes socialistas consultadas por este periódico evita hablar de la candidata del PP. Y mucho menos utilizan verbos como "parar" a la derecha o "echar" a Isabel Díaz Ayuso.

El Partido Socialista de Madrid (PSM) apuesta por todo mensajes en positivo, que para pelearse ya están la lideresa popular y el exsocio de Gobierno, Pablo Iglesias. En el PSOE saben que su cabeza de cartel "no juega en esa liga" y quieren aprovechar "que los demás se enfrascarán en el ruido y la pelea" para que vaya calando, como refugio del votante harto de tanta crispación, "el talante Gabilondo".

¿Es hacer de la necesidad virtud? Es posible. Lo cierto es que el catedrático ya estaba casi de salida cuando hace poco más de un mes el presidente lo colocaba como Defensor del Pueblo en la lista de nombres que negociaba con el PP para renovar los órganos constitucionales bloqueados. Ahora, el PSOE se ha resignado a seguir con el mismo candidato, no ha llegado a tiempo la renovación en la región madrileña y se tirará del manual de Illa para la campaña.

Sin lista ni comité

De hecho, es que será el equipo de Moncloa el que lidere todos los trabajos de aquí al 4-M. Como muestra, un botón: este sábado, Pedro Sánchez presentará al candidato... pero éste aún no sabe ni cómo será su lista electoral y, de hecho, no tiene constituido ni el comité de campaña

El viernes, Pilar Llop se ofrecía para ser su número dos. La actual presidenta del Senado pudo entrar en la Cámara Alta, precisamente, porque es diputada autonómica y fue elegida senadora por la Asamblea de Madrid. No tiene más remedio que presentarse de nuevo a las elecciones regionales madrileñas, o perdería su condición de cuarta autoridad del Estado.

Pedro Sánchez junto a Ángel Gabilondo en una imagen de archivo en la campaña de 2019. Efe

"Las listas se están elaborando" dentro de un procedimiento "interno", dijo antes de impartir una conferencia sobre mujer y ciencia en la Universidad de Salamanca (USAL). Cuando se publiquen, "se verá quién está", pero a la pregunta de si repetirá como segunda de la lista de Gabilondo -como ya hizo en 2019-, se limitó a apuntar que está "a disposición de lo que democráticamente se decida".

Fuentes del entorno de Gabilondo confirman que Llop estará "en posiciones muy altas, de salida", porque es uno de los valores principales del partido... aunque tanto ella como el cabeza de lista son independientes, no están afiliados al PSOE. "Las listas se están teniendo que hacer con prisa", admite este portavoz socialista a preguntas de EL ESPAÑOL, "sin primarias, como permiten los estatutos en casos excepcionales como éste". Es decir, por el adelanto acelerado de Ayuso hace poco más de una semana.

¿Y quién las está elaborando? El PSM ha puesto a toda la maquinaria a trabajar, pero la supervisión es del equipo de Sánchez. No en vano, el lema de campaña es "Presidente Gabilondo"... nada nuevo respecto al "Illa president" de hace un mes.

El centro, espacio socialista

Fuentes de Moncloa explicaban esta semana que Gabilondo "es el mejor candidato". Otra frase repetida hasta la saciedad, en su momento, con el exministro catalán: "Su carácter es un valor, rodeado de tanta frivolidad", apuntaba esta fuente del Gobierno de la nación, ya en campaña contra un todavía compañero en el Consejo de Ministros y rival recién estrenado, Pablo Iglesias.

Rodeado de la bronca en las izquierdas de Unidas Podemos y Más Madrid (Iglesias contra Errejón), de la pelea por la conquista del mensaje de derechas, entre Ayuso y Rocío Monasterio, Gabilondo aparece como el Illa que "volvía a Cataluña" en tono conciliador, para "desescalar la crispación".

Además, con dos formaciones a la izquierda del PSOE, la apuesta de campaña por el voto centrista encaja con la imagen de Gabilondo. La ministra María Jesús Montero lo reconocía abiertamente este jueves: "Sin duda, la caída de Cs, deja un espacio muy importante y que en la Comunidad es un espacio natural del PSOE, y muy concretamente de su candidato Gabilondo, que es una persona moderada, que siempre está intentado buscar soluciones y no dar problemas".

Fuentes de su entorno en el Partido Socialista de Madrid corroboran todo este planteamiento: "Ángel es una persona de una paciencia infinita, con un discurso didáctico" que, creen, triunfará en los debates. "De hecho, lo critican por su carácter conciliador, y eso va a ser un valor".

Contenido exclusivo para suscriptores
1€ primer mes
Accede a todo el contenido de EL ESPAÑOL por 1€ el primer mes, y después 6,99€ Sin permanencia

O gestiona tu suscripción con Google

¿Qué incluye tu suscripción?

  • +Acceso limitado a todo el contenido
  • +Navega sin publicidad intrusiva
  • +La Primera del Domingo
  • +Newsletters informativas
  • +Revistas Spain media
  • +Zona Ñ
  • +La Edición
  • +Eventos
Más información