El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha defendido este domingo que el encarcelamiento de Pablo Hasél "es un síntoma de una anomalía democrática grave" aunque ha defendido que el rapero "no se debe convertir nunca en un ídolo".

Noticias relacionadas

El líder de Izquierda Unida ha descrito a Hasél durante su intervención en la reunión de la Coordinadora Federal del partido como una persona que "banaliza la violencia" y "que no tiene convicciones democráticas homologables a las del siglo XXI y a las de IU". Con él, ha recalcado, "no nos une nada más que la convicción de que la libertad de expresión debe prevalecer, no nos une nada más".

El ministro ha asegurado que "en una democracia asentada que aspira a ser plena no puede prevalecer esa consideración sobre los gustos frente a la libertad de expresión" ya que esta, ha añadido, "debe prevalecer sobre a ese tipo de manifestaciones inoportunas, sin gusto o abominables desde un punto de vista moral".

A su juicio, "lo que se está vulnerando en los últimos días con una sentencia que encarcela a una persona por unos tuits que puso en internet es preocupante, porque es un síntoma de una lectura cada vez más reaccionaria de nuestros derechos y libertades". 

"Incluso en los años más terribles de la violencia terrorista en este país, de la mafia terrorista que asoló nuestro país durante demasiados años, ni en esos años se produjeron interpretaciones y lecturas tan reaccionarias de los derechos civiles", ha aseverado.

"Ataques feroces"

Mientras que desde la formación morada han apuntado de nuevo este domingo a los medios de comunicación, a quienes ha acusado de poner "el foco en los disturbios para que se deje de debatir del problema de raíz y nada cambie", Garzón ha defendido al líder del partido, Pablo Iglesias, ante los "ataques feroces, a veces con manipulaciones descaradas, falsarias, fake news, inventadas para construir una idea falsa de la realidad".

Garzón ha mostrado de nuevo su firme apuesta por un futuro vinculado a los morados y ha remarcado "de forma clara, tajante" que desde IU están "firmemente comprometidos" con Unidas Podemos y Pablo Iglesias.

"Estamos juntos en este proyecto político, en la defensa frente a esos ataques desde determinados actores socioeconómicos que buscan otros objetivos distintos", ha precisado, señalando directamente a "actores socioeconómicos" que "estaban interesados en que no hubiera un cambio en la izquierda".

El ministro ha defendido también que en Unidas Podemos son "leales" al acuerdo de coalición que, ha dicho, es "necesario en este momento para España y más necesario si cabe para las clases trabajadoras".