El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha afirmado este lunes que "no hay una situación de plena normalidad política y democrática en España", por la existencia de líderes independentistas "en las cárceles y en el exilio".

Noticias relacionadas

En declaraciones al diario Ara, tras haber participado este sábado en un acto electoral junto a la candidata de En Comú Podem a la Generalitat, Jéssica Albiach, Iglesias ha aludido a las palabras del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, que el pasado viernes comparó el encarcelamiento del líder opositor ruso, Alexéi Navalny, con la situación de los presos del procés.

"Lo tengo que reconocer como vicepresidente del Gobierno español: no hay una situación de plena normalidad política y democrática en España cuando los líderes políticos de los dos partidos que gobiernan Cataluña están uno en la cárcel y el otro en Bruselas", ha subrayado, en referencia a Oriol Junqueras y Carles Puigdemont.

Según Iglesias, "en una situación de normalidad democrática, los conflictos políticos se gestionan democráticamente" y "cuando tienen que intervenir la autoridad judicial o las fuerzas y cuerpos de seguridad" significa que ha habido "un fracaso de la política".

"¿Cómo va a haber normalidad democrática en nuestro país si un conflicto político ha dejado de poder gestionarse por vías políticas y ha acabado gestionándose por vías policiales o judiciales? Claro que eso es algo problemático y a ningún demócrata nos puede gustar", ha subrayado Iglesias, que ha señalado que "las autoridades belgas y alemanas no han considerado que procediera" extraditar a Puigdemont.

"Puigdemont no ha puesto bombas"

"Estas personas no han puesto bombas, no han disparado a nadie", ha remarcado Iglesias, refiriéndose a los presos del procés, por lo que a su juicio "es evidente que hay una situación de excepcionalidad" que "daña a la democracia" española.

Preguntado por si entiende que el Gobierno pague gastos del rey emérito en Emiratos Árabes Unidos, ha reconocido que es algo que le produce "muchísima vergüenza".

"Si en lugar de tener 35 diputados tuviéramos unos cuantos más, la situación sería diferente. A ningún demócrata le puede parecer aceptable que el dinero de los ciudadanos pueda servir para prolongar situaciones de privilegios que casi nadie entiende", ha añadido.

Tras destacar que PSOE y PSC "son monárquicos", y Unidas Podemos y los comunes son "republicanos", Iglesias ha admitido: "Estar en un Gobierno de coalición implica que hay cosas que hacemos como Gobierno que no me gustan, es evidente y es bueno naturalizarlo".

Ábalos responde

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos, ha defendido este lunes la "normalidad" de la democracia española, si bien ha admitido que ninguna democracia "es perfecta" y que ello implica la existencia de "anomalías".

"Una cosa es que el sistema no sea normal y otra que el sistema pueda contener anomalías democráticas, porque las tienen que contener porque las democracias no son perfectas e integran anomalías", ha afirmado Ábalos al ser preguntado al respecto en la comparecencia que ha ofrecido en Ferraz tras la reunión de la Permanente de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE.

Calvo discrepa

Por su parte, la vicepresidenta Carmen Calvo ha dicho discrepar "absolutamente" de las palabras del líder de Podemos. La dirigente socialista ha recalcado que España tiene "la normalidad propia de un Estado de Derecho" donde a todos se les aplican las leyes por igual.

Al ser preguntada si también piensa que en España no hay plena normalidad democrática, Carmen Calvo ha admitido que discrepa "absolutamente", ha defendido que España es "una democracia seria" y se ha remitido a la campaña electoral en la que están participando los líderes del procés.

"Tenemos la normalidad propia de un Estado de Derecho donde se aplican la leyes a todos por igual -ha subrayado-, y en ese sentido, tenemos en campaña una oportunidad interesantísima para sacar a Cataluña de una década muy frustrante, con normalidad de carácter político".