El presidente del PP, Pablo Casado, y la de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso han apuntado contra el Gobierno por actuar contra la Carta Magna y por estar dispuesto, incluso, a destruirla. La dirigente madrileña ha asegurado que comparte las inquietudes expresadas por militares retirados porque, a su juicio, hay "miembros del Gobierno" que estarían de acuerdo con "derrocar la Constitución".

Noticias relacionadas

El líder de los populares ha respaldado estas palabras. En su opinión, así lo ha puesto de manifiesto el propio Ejecutivo, por ejemplo el ministro de Consumo, Alberto Garzón, al apelar a la república, y miembros de Podemos que quieren dar el paso a otro sistema.

Con sus palabras, Ayuso se refería, en concreto, al manifiesto suscrito por 271 mandos retirados de las Fuerzas Armadas que acusan al Gobierno de suponer un "grave riesgo para la unidad de España y el orden constitucional". 

La presidenta de la Comunidad ha subrayado que, como los firmantes de este manifiesto, ella "también" está de acuerdo con "la literalidad del mismo" y ha dicho estar convencida de que, asimismo, hay "muchos españoles" preocupados por la "deriva que está tomando la política".

En este punto, ha indicado que "hay movimientos, incluso dentro del Gobierno, que estarían de acuerdo con derrocar la Constitución" porque "no están de acuerdo con sus artículos". También ha denunciado que está poniendo "en tela de juicio del papel de la Justicia y las instituciones" y que ése es "un camino muy perverso y muy peligroso que no lleva a ningún buen fin".

Ejemplo de "unión"

El líder popular ha llamado a la unión de los "liberales, los socialdemócratas, los conservadores, los democratacristianos" y de todos aquellos que quieren "seguir viviendo juntos" para demostrar que "la Constitución española no es un problema", sino "la solución".

Casado ha defendido que la Carta Magna es "un ejemplo de que todos cabemos en ella". "La construimos los moderados y quedaron fuera los radicales; los mismos que hoy denigran estos acontecimientos y celebraciones son los que pidieron el voto en contra hace 42 años", ha afirmado ante los periodistas en el Congreso.

Casado ha llamado a preservar el sistema de 1978 con "la Monarquía a la cabeza" y ha defendido "un espacio de moderación" donde los "distintos" se pongan de acuerdo "para hacer algo juntos y no en contra de nadie".

Además, Casado ha difundido un vídeo celebrando los 42 años de la Constitución y los 45 de la "restauración monárquica", en el que defiende que durante cuatro décadas el pueblo español ha ratificado "la vigencia" de la "conciliación, el "europeísmo", el atlantismo y el patriotismo constitucional".

En este vídeo también defiende que los españoles han usado su libertad "para tender puentes, no para cavar fosos" y ha reclamado que "los hijos del esfuerzo" de la generación de la Transición, renuncien a "resucitar los fantasmas de nuestra historia reciente".