Los nacionalistas han utilizado la Proposición no de ley de Vox relativa a la "adopción de medidas necesarias para asegurar el deber de conocer el castellano" como excusa para intentar boicotear el pleno del Congreso de los Diputados hablando exclusivamente en catalán y gallego.

Noticias relacionadas

Esto ha provocado que Meritxell Batet haya quitado la palabra este martes en el Pleno a los representantes de la CUP y del BNG. La presidenta del Congreso les ha recordado que el reglamento de la Cámara obliga a los representantes políticos a expresarse en la lengua común, salvo para citas o apreciaciones puntuales.

El primero en desafiar a la presidenta del Congreso ha sido Albert Botran (CUP), que ha comenzado a hablar en catalán desde la tribuna. Pese a que Batet le ha pedido hasta en tres ocasiones que, por favor, se dirigiera al resto de diputados en castellano, el separatista radical ha proseguido en su actitud.

"Tiene que utilizar la lengua común de esta casa y a la que nos debemos reglamentariamente", le ha dicho la también diputada del PSC.

Finalmente, Meritxell Batet, ante la persistencia del político, le ha quitado el uso de la palabra. Ésto ha provocado que los diputados de Vox aplaudieran la decisión de la presidenta de la Cámara.

Y es que no hay que olvidar que el motivo de la intervención del diputado de la CUP era, a priori, el de presentar la opinión de su partido ante la PNL de Vox relativa a "la aplicación y desarrollo del artículo 3 de la Constitución española mediante la adopción de las medidas necesarias para asegurar el deber de conocer el castellano, del derecho a usarlo y de su aplicación a las personas físicas, jurídicas y a todas las Administraciones e instituciones públicas del Reino de España".

Pero el espectáculo no había hecho más que empezar. Más tarde ha subido a la tribuna el diputado del BNG, Néstor Rego, que ha optado por emular la actitud indisciplinada de su homónimo catalán. El nacionalista gallego también ha hecho caso omiso de las advertencias de Batet, que se ha visto obligada a retirarle el uso de la palabra.

Y entonces ha llegado Gabriel Rufián para rematar el intento de boicot. El diputado de ERC, eso sí, ha hecho caso a las advertencias de Meritxell Batet... A la tercera interrupción de la presidenta del Congreso pidiéndole que se pronunciara ante el resto de parlamentarios en la lengua oficial establecida para ello.

El diputado separatista hablaba en catalán, según ha dicho, "a modo de prueba". Quería retratar, según ha explicado, que no es el castellano el que está amenazado en Cataluña, sino que es el catalán el que está amenazado en España.

"Seguro que tiene mucho contenido su intervención como para que nos lo perdamos", le ha espetado Batet instándole a hablar en castellano, ante lo cual Rufián ha accedido: "¿Lo ven? Y luego dicen que es el castellano el que está amenazado...".

"Yo soy orgulloso hijo de la inmersión lingüística", ha proseguido Rufián, que ha sostenido sobre la tribuna que fue "gracias al enorme esfuerzo de trabajadores murcianos, gallegos, castellanos y aragoneses que se dejaron la piel" por ella.

El portavoz de ERC ha calificado la PNL de Vox como una expresión del "fascismo" y la ha enmarcado dentro de un debate por ver "quién es más de derechas y más anticatalán". "Saben que es mentira que el castellano esté perseguido en Cataluña. Lo que le fastidia es que ERC ha conseguido reforzar la escuela pública y que gente como yo esté aquí", ha sentenciado.