El ex presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha jugado la carta de la pandemia para cargar contra las instancias judiciales y su calendario cuando ha reprochado que "les mueve más la sed de venganza que la salud de las personas".

El hecho de que la ratificación de la condena haya coincidido con la situación actual marcada por la crisis sanitaria ha dado alas al ya ex presidente catalán para cargar "contra el Estado" y contra una "autonomía" catalana que, lejos de reivindicar, la ha señalado como "uno de los obstáculos para la independencia".

Torra, en su última comparecencia desde el Palau de la Generalitat, ha apelado a los "catalanes y catalanas" para recuperar el "mandato del 1 de octubre", en referencia al referéndum ilegal de 2017. "Podemos hacer realidad el nuestro sueño. El poder es en cada uno de nosotros. Catalanes y catalanas, empujad".

"La única manera de avanzar es con la ruptura democrática", ha apostillado.Y ha pedido que las próximas elecciones en Cataluña sean "un nuevo plebiscito y un nuevo mandato que confirme el referéndum del 1-O"

República o monarquía

El ex mandatario catalán ha asumido su situación de inhabilitación y, para las próximas fases del procés, ha dicho a los ciudadanos que deben elegir entre "democracia y libertad o represión e imposición. Es decir, república catalana del compromiso cívico o monarquía española de ejército o banderas".

En esta línea, ha sostenido que solo "tendrán su juicio en Europa" y que recurrián la decisión al Tribunal Europeo de Derechos Humanos por ser "el único sitio donde hoy podemos encontrar justicia los políticos catalanes".