Rodrigo Lanza acaba de ser condenado a 20 años de cárcel por asesinato con alevosía y motivos ideológicos. El autor del "crimen de los tirantes", que tuvo lugar el 12 de diciembre de 2017, mató a golpes a Víctor Láinez por llevar la bandera de España en su vestimenta.

Noticias relacionadas

La condena de la Audiencia de Zaragoza ha retratado a muchos dirigentes de Podemos, que durante años habían mostrado afinidad con el violento antisistema -antes de ser condenado por asesinato-, al que antes calificaban de víctima de la "represión" policial.

El ahora vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, llegó incluso a organizar una reunión en 2015 con la madre del asesino, Mariana Huidobro, para mostrarle su apoyo.

La reunión tuvo lugar después de que Lanza saliera de la cárcel tras cumplir condena por dejar tetrapléjico a un guardia urbano de Barcelona al lanzarle una piedra a la cabeza. A ésta acudieron otros dirigentes de la formación de extrema izquierda como Rafa Mayoral, Irene Montero y Juanma del Olmo.

Una reunión que la diputada de Vox Macarena Olona ha recordado en la sesión de control al Gobierno celebrada este miércoles. "Usted se reunió en 2015 con la madre de Lanza para mostrarle su apoyo. Si usted hubiese estado presente cuando Lanza agredió al agente o asesinó a Víctor, usted le hubiese jaleado y habría disfrutado", dijo Olona en su intervención.

"Ahora intenta engañar a todos los españoles con ese tono moderado, pero no hay moño que esconda su inmoralidad", sentenció la diputada de la derecha radical.

Cliente de Jaume Asens

Pero el apoyo de la formación morada al asesino no se limita a esa reunión que la cúpula mantuvo con la madre. En el caso de Jaume Asens, portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, el apoyo fue más que discursivo: fue abogado defensor de Rodrigo Lanza en el caso 4F, en el que se juzgaba a varios jóvenes por agredir a la Guardia Urbana de Barcelona.

Otra política de En Comú Podem que practicó una defensa a ultranza del ahora condenado por asesinato es la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau

Colau manifestó en numerosas ocasiones su fascinación por el documental Ciutat Morta (2014), que presentaba a Rodrigo Lanza como una víctima de un montaje policial tras dejar tetrapléjico a un guardia urbano de Barcelona lanzándole una piedra a la cabeza en un desalojo okupa que tuvo lugar en 2006.

Para más inri, la alcaldesa de Barcelona entregó hasta 16 subvenciones a la asociación vinculada a la madre de Lanza, Centre Irídia. Esta asociación fue posteriormente asesora de "derechos humanos" del Ayuntamiento de Barcelona y recibió 30.000 euros de subvención pública

"Represión" policial

Tras su salida de prisión, Rodrigo Lanza se limitó a proseguir su labor de activismo radical criticando la "represión policial" y la Ley Mordaza en charlas y conferencias. Sus proclamas siempre fueron aplaudidas por el entorno de Podemos, que compartían sus tesis sobre la supuesta corrupción policial.

Este es el caso de Alberto Cubero (Zaragoza en Común), Quinto Teniente de alcalde del Ayuntamiento de Zaragoza entre 2015 y 2019. Cubero compartió con entusiasmo una fotografía de una charla "contra la ley mordaza y la represión" a la que acudió. El ponente, Rodrigo Lanza.

En 2017, después de que Lanza asesinara a Víctor Láinez, Cubero puso en duda la versión policial y compartió un comunidado de la familia y amigos del asesino. "Hay otras versiones de lo ocurrido...", insinuaba el miembro de Zaragoza en Común, plataforma electoral en la que concurre Podemos.

En el comunicado, la familia se quejaba de "presiones y amenazas". Además, sostenía que el asesino sólo se defendía de "un ataque con arma blanca". Una versión que posteriormente fue refutada por la Justicia.

Historial violento

Pese a que Rodrigo Lanza ha sido condenado este miércoles por asesinato, su vida ha estado siempre vinculada a la violencia de extrema izquierda. Su historial no miente. Pero eso nunca supuso un impedimento para que Podemos mostrara su simpatía por el antisistema de 36 años. 

Lanza ha participado toda su vida en movimientos violentos de okupación. En uno celebrado en 2006 fue cuando dejó tetrapléjico a un guardia urbano de Barcelona lanzándole una piedra a la cabeza. Finalmente, cumplió sólo dos años de prisión y otros dos estuvo en libertad condicional.

En el asesinato por el que acaba de ser juzgado, el auto del Juzgado de Instrucción número 6 de Zaragoza refleja que se ensañó con Víctor Láinez una vez muerto, golpeándole la cabeza repetidamente con el sillín de su bicicleta.

Según la magistrada Natividad Rapun, Lanza golpeó por detrás a Láinez y le pateó la cara cuando éste ya estaba moribundo en el suelo. En el escrito al que tuvo acceso EL ESPAÑOL, Rapun descartaba que Láinez hubiera podido defenderse, pese a que el asesino alegó que se había defendido porque el hombre de 55 años había sacado una navaja. Sin embargo, el arma blanca no apareció en el lugar del crimen.

La condena de la Audiencia de Zaragoza desmonta finalmente la tesis que sostiene que Rodrigo Lanza era una víctima de la "represión policial". Un mito caído para Podemos.