Santiago Abascal ha fichado a Carlos Bustelo, ministro de Industria y Energía en el tercer Gobierno de Adolfo Suárez, para Disenso, el think tank de Vox. Una decisión cuando menos llamativa que ha sorprendido a exministros de UCD que coincidieron con él en el Consejo de Ministros. "¡Era socialdemócrata!", reseñan varios de ellos en conversación con este periódico.

Noticias relacionadas

Bustelo era, en efecto, uno de los perfiles más cercanos a la socialdemocracia en el seno del Ejecutivo de Suárez. No en vano, pertenece a una de las familias más ilustres del PSOE. Es hermano de Francisco y Carlota Bustelo -históricos del partido-, así como primo carnal de Leopoldo Calvo-Sotelo, segundo presidente de la Democracia.

Carlos Bustelo y García del Real (Ribadeo, 1936) fue miembro del Partido Socialdemócrata que lideraba Francisco Fernández Ordóñez. Tras ser nombrado Subsecretario del Ministerio de Comercio, fue ministro de Industria y Energía entre 1979 y 1980. Posteriormente, fue Presidente del Instituto Nacional de Industria.

Antes de consumar su viraje definitivo hacia el conservadurismo más duro, Bustelo formó parte del Gobierno de Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid. Concretamente, como Presidente del Tribunal de Defensa de la Competencia.

Tras su paso por el Gobierno de Aguirre, ayudó a formar el laboratorio de ideas Friends of Israel Initiative junto a Pablo Casado. En las elecciones generales de abril de 2019, se presentó al Senado en Madrid como número 2 de Vox. Sin resultar electo.

Ahora, Abascal ha contado con él para integrar el laboratorio de ideas del partido, con el que pretende afrontar la guerra cultural dotándose de intelectuales asociados a la derecha. El objetivo, lograr una fundación que sirva al partido del mismo modo que Faes sirve al Partido Popular.

El viraje ideológico de Bustelo desconcierta a quienes le conocieron en su primera etapa política. EL ESPAÑOL ha podido conversar con algunos de los ministros que conformaron aquel Gobierno. Y no salen de su sorpresa: "No responde para nada al perfil de Vox".

"Vox es extremista"

Jesús Sancho Rof (Madrid, 1940) fue ministro de Obras Públicas y Urbanismo cuando Bustelo era su homónimo en Industria y Energía. Y es uno de los más sorprendidos con la adhesión de su excompañero al partido de Santiago Abascal: "He de confesar que me sorprendió cuando lo vi en las listas de Vox, siempre tuvo un perfil socialdemócrata".

Sancho Rof no se explica la decisión de Bustelo. En su opinión, no hay "ninguna" similitud entre UCD y Vox. "UCD era un partido de centro que dialogaba con todo el mundo, mientras que Vox es un partido extremista", sostiene. 

Otro miembro de aquel Consejo de Ministros que prefiere no hacer público su nombre resalta a EL ESPAÑOL que "una persona que ha estado en UCD no responde exactamente al perfil de Vox" y recuerda a Bustelo como un hombre de "la rama más cercana al socialismo".

"Le quiero mucho y respeto su decisión, pero yo me acuerdo de UCD y me cuesta entenderlo", sostiene el exmiembro del Gobierno de Adolfo Súarez. "Vox no era UCD, Vox era Alianza Popular", zanja.

"Ha ido evolucionando"

Ignacio Bayón (Madrid, 1944) no coincidió con Bustelo en el Consejo de Ministros de aquel tercer Gobierno de Adolfo Suárez. Pero le conoce bien. De hecho, fue el encargado de sustituirle como ministro de Industria y Energía (1980-81).

"Carlos era de los socialdemócratas más firmes que he conocido. De hecho, fue segundo de Juan Antonio García Díez, uno de los hombres más importantes de la socialdemocracia de la época", recuerda Bayón.

No obstante, el fichaje de Carlos Bustelo por Vox no ha pillado desprevenido a su sucesor como ministro. "Me ha sorprendido, pero yo sé que él ha ido evolucionando porque tuvo un cargo político destacado con Esperanza Aguirre".

"Para todos ha sido un poco sorpresa que apareciera en Vox. Pero bueno, tiene 83 años y sigue haciendo sus cosas", zanja Bayón.

"Le preocupaba la unidad de España"

Rafael Arias-Salgado (Madrid, 1942) coincidió con Bustelo en el tercer Gobierno de Adolfo Suárez como ministro adjunto al Presidente. De esa etapa, recuerda a un compañero de Gobierno "con criterios muy definidos sobre España, honesto en sus planteamientos y muy preocupado siempre por la unidad de la nación".

Sobre su viraje ideológico, opina que "cada uno es libre de evolucionar como le parezca" ya que un demócrata "siempre busca la mejor manera de contribuir según su criterio a influir en la sociedad española".

Por último, el exministro de Presidencia recalca que "no hay en absoluto" similitudes entre Vox y UCD: "No obstante, UCD trató de captar al electorado mas conservador, por eso ganó dos elecciones. Mi tesis es que los partidos para conseguir tantos millones de votos, deben ser muy amplios".