Unidas Podemos pretende ampliar su bolsa de votantes en 2,8 millones otorgando la nacionalidad a todos los inmigrantes regulares, irregulares y solicitantes de asilo residentes en España antes del 14-M -fecha en la que se anunció el estado de alarma-.

Noticias relacionadas

Todos ellos pasarían a ser españoles de pleno derecho gracias a la iniciativa presentada en el Congreso por la formación de Pablo Iglesias. Ésta propone "reconocer a los héroes del Covid-19 como compatriotas y poner fin a la irregularidad de las personas migrantes que han vivido la epidemia con nosotros".

Desde Podemos arguyen que "mucha de esta población extranjera ha contribuido de una manera muy relevante a que el conjunto de la sociedad española haya podido superar los momentos más duros de la crisis sanitaria". Por ello, el texto asegura que "es decente, es justo y es patriótico reconocer a todos esos héroes como compatriotas y que puedan acceder por ello de manera extraordinaria a la nacionalidad española".

Esta proposición supondría la concesión de la nacionalidad española a 2,8 millones de personas, según los cálculos que hacen desde Unidas Podemos: "A fecha de 31 de diciembre de 2019, España contaba con una población extranjera no comunitaria de 2.228.314 personas, a las que hay que sumar las que no tienen documentación, que se estiman en medio millón aproximadamente, y alrededor de cien mil solicitantes de protección internacional, pendientes de la resolución de su expediente".

Se trata, en el fondo, de un movimiento estratégico con una finalidad clara. Esos 2,8 millones de inmigrantes tendrían un sólo partido al que mostrar gratitud en caso de que fueran nacionalizados españoles: Unidas Podemos. Por ello, la formación morada ha presentado el proyecto a título individual, como grupo parlamentario y no como parte del Gobierno. De hecho, el plan no cuenta con el apoyo del PSOE.

A la iniciativa de nacionalizar a más de 2,8 millones de personas, Podemos añade otra en el texto: flexibilizar los criterios para adquirir los permisos de residencia por arraigo. Y es que el plan prevé también que el Consejo de Ministros conceda "una autorización de residencia a aquellas personas que acrediten su permanencia en territorio del Estado español con antelación a la declaración del estado de alarma", el 14 de marzo de 2020. 

Si el PSOE acepta esta iniciativa de "regularización extraordinaria", se habilitará un periodo de solicitud entre el 1 de agosto y el 31 de octubre de 2020. Los solicitantes de asilo o refugio "podrán acceder a este procedimiento sin necesidad de renunciar a su petición y sin perjuicio de lo que resulte de dicha petición".

Reivindicación histórica

Aunque Podemos ha intentado vender la iniciativa como una consecuencia necesaria del Covid-19, la realidad es que la formación de izquierda radical lleva abogando por la nacionalización de los inmigrantes desde mucho antes de que se desatara la pandemia.

En enero de 2019, Podemos registró en el Congreso una proposición no de ley para que todos los extranjeros residentes en España pudiesen votar en las elecciones. Para ello, la formación pidió una reforma de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) para regular el derecho a sufragio de las personas extranjeras en España y que deje de estar vinculado a tratados internacionales bilaterales con otros países.

Se trata, pues, de una de sus pretensiones históricas, camuflada bajo el manto de "reconocimiento" a los "héroes del Covid-19". En este sentido, la formación morada también ha abogado siempre por la supresión del examen de nacionalidad y la reducción de los plazos de obtención de ésta.

En esta línea de ampliar su nicho electoral, otra de las principales demandas de Podemos con respecto a la modificación de la LOREG es reducir la edad para votar de los 18 a los 16 años. El motivo, el mismo: desde la formación morada están convencidos de que el voto joven supondría un gran caladero de votos nuevos en cada comicio.

Ingreso Mínimo Vital

Esta propuesta maximalista de Podemos no supondría, en principio, que se disparara el número de beneficiarios del Ingreso Mínimo Vital aprobado por el Gobierno de España. Al menos, a corto plazo.

Para solicitar la renta mínima es requisito indispensable haber vivido al menos tres años de forma independiente y cotizado un año a la Seguridad Social. Por tanto, ninguno de los nuevos nacionalizados sería beneficiario del IMV, aunque sí serían futuribles receptores de esta ayuda económica.

El Instituto Nacional de la Seguridad Social es quien vigila que los requisitos se cumplan escrupulosamente. Para ello, comprueban el libro de familia y el padrón municipal y así evitar que se generen hogares de manera espuria. Además, es necesario presentar la declaración de la renta.