Vox exige la dimisión de Begoña Villacís. Entre las inabarcables peticiones de este tipo que los de Abascal han vertido a lo largo de esta crisis, jamás había estado la de la vicealcaldesa de Madrid, que mantiene una relación cordial con Javier Ortega Smith, el líder de la derecha radical en el Ayuntamiento capitalino. También le han impuesto un "veto" para cualquier tipo de reunión, incluidas las de los Pactos de la Reconstrucción.

Noticias relacionadas

Los concejales de Vox han pedido esta mañana la marcha de Villacís después de que ésta criticara las protestas del barrio de Salamanca. La dirigente de Ciudadanos se había mostrado muy contundente y no tuvo remilgos en calificar de "riesgo de contagio" las concentraciones de la calle Núñez de Balboa.

Villacís amparó las caceroladas contra el Gobierno con un llamado a la libertad de expresión, pero rogó a los madrileños que respetaran las distancias de seguridad. Un extremo que no se ha cumplido en las marchas que se vienen sucediendo desde el pasado 10 de mayo. "Lo primero es la salud", recalcan en Ciudadanos.

Vox, que sí alienta estas protestas, ha cargado contra Villacís en el pleno del Ayuntamiento a través de su concejal Pedro Fernández: "Con una mano daba la medalla a los madrileños y con la otra les daba un bofetón. Usted se ha cargado la unidad y el consenso. No nos sentaremos en ninguna mesa formal ni informal. Dimita, no tiene otro remedio. No es merecedora del cargo que ocupa. Ataca al pueblo de Madrid".

Pedro Fernández también ha acusado a Villacís de preparar una moción de censura contra el alcalde Almeida junto a PSOE y Más Madrid. Unas palabras que han soliviantado a la vicealcaldesa, que ha puesto el grito en el cielo durante su turno de réplica.

Sin ambages, ha preguntado tanto a la bancada socialista como a la de Rita Maestre acerca de esa "mentira": en ambos lados han reconocido que esa negociación no existe. Acto seguido, Villacís ha espetado a los ediles de Vox: "Son ustedes unos difamadores".

Villacís, precisamente, coincide con Pedro Fernández en una comisión municipal. De ahí que le haya afeado no hacer su trabajo y no estudiar los asuntos que allí se tratan. Ostensiblemente enervada, la de Ciudadanos ha descrito a Vox como un partido que "sólo sirve para las cadenas de WhatsApp".

Vox también ha cargado las tintas contra Villacís tras el apoyo de Ciudadanos a la prórroga del estado de alarma: "Sigan apoyando a este Gobierno criminal". La extrema derecha ha vuelto a alentar las concentraciones en todos los puntos de España.