El Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil, el general José Manuel Santiago, ha reconocido que entre las distintas misiones de la Benemérita se encuentra la de "minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno". Así lo ha afirmado Santiago este domingo durante la rueda de prensa telemática del comité técnico de gestión de la crisis del coronavirus celebrada en Moncloa al ser preguntado sobre la proliferación de bulos.

En este sentido, Santiago ha destacado que desde el Instituto Armado se trabaja en dos direcciones a través de la Jefatura de Información para combatir las noticias falsas: "Por un lado, evitar el estrés social que producen estos bulos, y por otro, minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno". "Todos estos bulos los tratamos de desmentir por nuestras redes sociales", ha señalado.

Sus declaraciones, que se entienden como un intento del Ejecutivo por monitorizar las críticas que llegan, han generado todo tipo de rechazo por parte de la oposición. Mientras PP y Ciudadanos pedirán la comparecencia del responsable de Interior, Vox anuncia acciones jurídicas. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha tenido que salir al paso para admitir que se trata de un "lapsus" del general al contestar. Finalmente, y ante la ola imparable de críticas, la propia Guardia Civil ha tenido que lanzar un comunicado recordando que el Instituto Armado es "uno de los principales garantes de la libertad de expresión".

El PP pedirá explicaciones

Tras las polémicas declaraciones del número dos de la Guardia Civil, las reacciones políticas no se han hecho esperar. "Una prueba dramática de la capacidad del Gobierno para pudrir las instituciones", ha criticado en Twitter la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo.

Desde su grupo parlamentario, y según avanza la dirigente popular, pedirán la comparecencia urgente del Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil. "También las del ministro Marlaska, el secretario de Estado de Seguridad y la directora general de la Guardia Civil", ha señalado Álvarez de Toledo.

También ha reprobado sus palabras el presidente de los populares. Pablo Casado ha exigidoSánchez que explique "si ha ordenado a los Cuerpos de Seguridad coartar la libertad de expresión de los ciudadanos en redes sociales para tapar sus errores". "Sería gravísimo", ha añadido.

A sus protestas se suma Mario Garcés Sanagustín, portavoz adjunto, que publicaba el siguiente comentario: "Si el Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil no sabe leer, tiene un problema. Si lee lo que dice, tenemos un problema. Si no rectifica, tiene y tenemos un problema".

Por su parte, y desde Bruselas, la portavoz del PP en la Eurocámara, Dolors Montserrat, ha pedido a la Comisión Europea que investigue esta cuestión y, de confirmarse, que Europa actúe tomando medidas al respecto. "Las declaraciones de hoy apuntan a un ataque evidente y muy grave contra las libertades del que sería responsable el gobierno”, ha destacado la exministra de Sanidad en la etapa de Mariano Rajoy.

"Son declaraciones leídas"

"Estas declaraciones, leídas y por tanto no fruto de un error, son impresentables", sostienen fuentes del PP consultadas por EL ESPAÑOL.

"Sánchez está utilizando a los técnicos de una forma que lo aleja de la democracia. Parece que este gobierno, el mismo de la compra de test ineficaces y mascarillas falsificadas, pretende amordarzar a los españoles", añaden estas mismas fuentes.

"Lo que faltaba. Boicotear y maniatar desde el gobierno a" las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado", censuraba Alberto Herrero, diputado del PP por Teruel. "Con este nefasto gobierno la libertad de expresión está en serio peligro".

Vox: "De dictadura bolivariana"

Desde Vox también se han sorprendido por las declaraciones del general Santiago. "¿¡¿Acaba de decir el Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil que su trabajo consiste en "minimizar el clima contrario a la gestión de crisis por parte del Gobierno"?!?", tuiteaba con asombro Iván Espinosa de los Monteros, portavoz de Vox en la Cámara Baja. 

Más contundente ha sido Santiago Abascal, que habla ya de un "golpe de Estado del propio gobierno" por "ordenar al Instituto Armado que vulnere la Constitución". "Las Fuerzas de Seguridad de Estado están para perseguir los delitos y no para convertir en delito el ejercicio de la oposición ni para minimizar las críticas al gobierno", ha comentado en un largo hilo de Twitter, donde alerta que este domingo Sánchez, con su "orden ilegal ha traspasado todos los límites".

Y avisa: "Los guardias civiles y policías que acaten esa orden deben saber que están incurriendo en responsabilidades penales, porque no se puede obedecer órdenes manifiestamente contrarias a los derechos fundamentales y al pluralismo político consagrados en nuestra Constitución".

En este sentido, Abascal ha anunciado que iniciará "acciones judiciales urgentes" contra quienes han dado esas "órdenes" y contra "cualquier funcionario que las acate, porque son evidentemente ilegales al tratar de proscribir e ilegalizar de facto la oposición democrática y la crítica al gobierno".

"Una parte del gobierno trabaja en destruir la democracia y arruinar a la nación para implantar una dictadura chavista", ha zanjado.

Otros representantes del partido liderado por Abascal, como Emilio del Valle, diputado por Cantabria, tachaban las palabras del general Santiago de "dictadura bolivariana".

Ciudadanos también ha mostrado su malestar ante estas "gravísimas y muy preocupantes" declaraciones. "Pedimos su comparecencia y la del ministro Marlaska en el Congreso", ha anunciado Edmundo Bal, portavoz adjunto de la formación liberal.

Marlaska: "Es un lapsus"

Poco después comparecía el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que trataba de corregir al Jefe del Estado Mayor de la Guardia Civil aclarando que su expresión era "un lapsus del general al contestar". Marlaska recordaba que España es "un estado de derecho" y hacía hincapié en que el "estado de alarma no modifica esos términos", en referencia a que el Gobierno no está restringiendo el derecho a la libertad de expresión recogida en la Constitución española.

"Evidentemente, la crítica es lo más sano en un estado de derecho y más en las circunstancias como las que estamos viviendo”, salía al paso el titular de Interior. "Los bulos son las fake news y las falsas noticias y su voluntad es causar una gran alarma social con riesgo objetivo para el orden público. No entra para nada la crítica política, porque eso es la libertad de expresión".

Sobre este asunto también se ha pronunciado la ministra de Defensa, Margarita Robles, que añadía que el "derecho a la crítica siempre es bien recibido, porque nos permite avanzar en un escenario como este, en el que cada día vamos aprendiendo".

"Máximo respeto a la libertad de expresión y respeto total a los medios de comunicación”, ha señalado Robles.

Comunicado de la Guardia Civil

Tras las protestas de la oposición, la Guardia Civil ha enviado un mensaje oficial para aclarar cuál es su función: "En relación con las declaraciones realizadas por el General Santiago en la mañana de hoy la Guardia Civil aclara: la labor de monitorización que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y en las que participa la Guardia Civil, está destinada exclusivamente a detectar aquellos bulos y desinformaciones que generan un gran nivel de estrés y alarma social, especialmente en temas de salud. Se hace siempre con escrupuloso respeto al derecho a la libertad de expresión y a la crítica. Se monitorizan los bulos que pretenden generar alarma social, nunca la libertad de expresión. La Guardia Civil es uno de los principales garantes de la libertad de expresión".