El secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, no ha acudido este viernes al acto de conciliación con la Asociación Trece Rosas de Asturias, que ha anunciado que interpondrá una querella contra él por un delito de calumnias e injurias graves ante la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo. 

El dirigente de Vox se ha negado a retractarse de las declaraciones en las que dijo que las Trece Rosas "torturaban, violaban y asesinaban".La cita era a las 9:00 horas en el Juzgado de Primera Instancia número 40 de Madrid, pero Ortega Smith no ha acudido, solo su abogada, que ha comunicado al juez que su cliente no aceptaba ninguna de las condiciones. El Juzgado ha propuesto una solución intermedia: disculpas públicas en un medio de comunicación similar a TVE, donde hizo estos comentarios.

Si bien la asociación ha aceptado la propuesta y olvidar el resto de sus peticiones, la letrada de Ortega Smith ha rechazado esta solución. De esta forma, será demandado por segunda vez ante el Supremo debido a su condición de aforado por ser diputado en el Congreso. 

La Asociación Trece Rosas Asturias buscaba llegar a un acuerdo antes de acudir a los tribunales y sentar a Ortega Smith en el banquillo. El acuerdo que esta asociación ponía sobre la mesa era una indemnización de 10.000 euros, retractarse de sus declaraciones y presenciar una exhumación de víctimas de la Guerra Civil. Sobre esta última cuestión, este jueves se difundió la información de que lo que solicitaba la asociación eran cinco días de trabajos de exhumación, sin embargo, este extremo ha sido negado, ya que su petición sólo se ciñe a su presencia, no a su participación. 

"Ideologías totalitarias"

Ortega Smith ya ha declarado en varias ocasiones su rechazo frontal a llegar a un acuerdo. Este jueves, en los pasillos del Congreso, afirmó que ni él ni su partido renunciarán "nunca" a su derecho a expresar libremente y juzgar la historia como crean conveniente. 

"Menos mal que no se ha pedido que se me condene a trabajos forzosos o a apaleamiento en plaza pública", ironizó Ortega Smith horas antes del acto de conciliación. Esta declaración muestra que ni tan siquiera leyó el contenido del acuerdo que le ofrecía la Asociación Trece Rosas de Asturias, que en ningún caso le pedía trabajos de exhumación. 

El dirigente de Vox tachó, además, de "ideologías totalitarias" propias de "países comunistas" la actitud de esta asociación así como de partidos como PSOE, PP y Cs, a los que acusa de poner en marcha un "consenso progre" para establecer un "pensamiento único" sobre la memoria histórica.