El Gobierno de Murcia elige la ironía para expresar su perplejidad ante la "judicialización del conflicto" por la que ha optado Pedro Sánchez con el pin parental, todo lo contrario de lo que sucede en Cataluña, donde se augura larga vida a la "mesa de diálogo".

Noticias relacionadas

Tras anunciar el Gobierno que ha solicitado la suspensión del pin parental a los tribunales, fuentes del Ejecutivo murciano consultadas por EL ESPAÑOL critican la doble vara de medir de Sánchez. "Moncloa ha aparcado la contundencia en Cataluña", dicen, mientras "se vuelca" contra el Gobierno de la Región. "Allí no actúan de la misma manera que aquí. Con la Generalitat les falta la rapidez y el interés que están mostrando con el pin parental", aseguran.

Este martes, el Ministerio de Educación solicitó al Tribunal Superior de Justicia de Murcia la suspensión cautelar del pin parental. Aprobado por el Partido Popular -Ciudadanos, que forma parte del gobierno, se opone pero no ha conseguido frenarlo-, esta medida ha soliviantado a PSOE y Podemos, que han hecho casus belli del caso.

El recurso ha llegado un mes después de que Isabel Celaá, responsable de la cartera de Educación, enviara un requerimiento al Gobierno murciano, que guardó silencio y se negó a dar respuesta.

Según ha contrastado este periódico, el presidente Fernando López Miras acatará, "como no podía ser de otra forma", "lo que diga el tribunal", pero su intención es "mantener el pin parental tal y como viene funcionando".

En palabras de la consejera de Educación, María Esperanza Moreno, se trata de "dar a los padres la posibilidad de autorizar, cuando alguien ajeno al colegio imparte un contenido". El Gobierno de Murcia insiste en que "esto no es un problema" y se remite a "una manifestación de los contrarios que apenas reunió a cincuenta personas".

"Lo único que les importa es el pin parental. No quieren hablar de financiación o abandono escolar temprano. Desde el minuto cero, el Gobierno se ha puesto manos a la obra. Igualito que en Cataluña...", ironizan desde el Ejecutivo murciano.

La complicidad de Vox

El propio presidente de la Región, López Miras, ha criticado a Sánchez en infinidad de ocasiones por sus "deferencias" con Quim Torra: "Por cada reunión que le conceda a él, yo le pediré otra".

Las fuentes consultadas por este diario, reseñan que la comunicación entre ambos gobiernos es prácticamente inexistente, aunque reconocen que, en los próximos días, se celebrará una reunión entre la consejera de Educación y la ministra Celaá.

"No entendemos la actitud de Moncloa... Esto del pin parental no es siquiera aquí un problema y lo de Cataluña tiene trascendencia nacional. Pero vienen actuando así desde el principio", arguyen.

El PP instauró esta medida en Murcia con la complicidad de Vox y el desacuerdo de Ciudadanos, que todavía aún no ha tomado medidas, pero sí se ha opuesto en los medios de comunicación.

Tras reunirse con Vox, tal y como desveló este diario, el presidente López Miras intentó colar el pin parental en los Presupuestos, pero la vicepresidenta -de Ciudadanos- se percató y dio un "no" por respuesta.

De momento, el pin se aplica mediante una instrucción de la Consejería, pero sin rango de ley, lo que permite a los colegios cierta flexibilidad.