Sensación agridulce. Las asociaciones de víctimas de ETA llevan tiempo luchando para acabar con los centenares de homenajes a los terroristas que se celebran en distintos municipios del País Vasco, pero se encuentran con que sus denuncias tienen poco margen para prosperar por la vía judicial.

Noticias relacionadas

La última de las detenciones ha sido la de Antton López, conocido como Kubati, y aunque desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Covite y Fundación Villacisneros han mostrado su “satisfacción” por que la Audiencia Nacional investigue a los organizadores de estos actos, ven en su inmediata puesta en libertad una evidencia de que su lucha cae en saco roto en las instancias judiciales.

“Con este gobierno hay otro ambiente”, explica Carlos Urquijo, responsable del proyecto Dignidad de la Fundación Villacisneros y que ha denunciado más de 200 homenajes a miembros de la banda terrorista al considerar que incurren en un delito de enaltecimiento al terrorismo y de humillación a las víctimas.

El también dirigente del PP ve “muy complicado que en la actualidad condenen a alguien por enaltecimiento”, ya que la justicia europea ha considerado que no procede condenar por este delito cuando ETA ya no está en activo.

A su juicio, el actual Ejecutivo de Pedro Sánchez tampoco está por la labor, como se ha visto en la última votación en el Parlamento Europeo en el que el PSOE ha votado en contra de que se persigan los crímenes de ETA.

Desde Covite sostienen que “es una buena noticia que se estén investigando las denuncias” a Kubati, Haimar Altuna, Ohiana San Vicente y Ohiana Garmendia, pero dejan entrever su escepticismo: “visto cómo ha actuado la Audiencia Nacional con todas nuestras anteriores denunciadas, que las han archivado y ninguna ha prosperado, no es muy esperanzador”.

Por su parte, el consejero de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Miguel Folguera, recuerda que ningún gobierno, fuera del signo que fuera, se tomó en serio la lucha contra los actos conmemorativos: “La ley 29/2011 marca que los delegados del Gobierno son los que tienen que velar para evitar este tipo de actos de enaltecimiento y humillación a las víctimas, pero nunca lo han hecho”.

Humillación a las víctimas

Las entidades a favor de las víctimas y sus derechos trabajan coordinadamente para denunciar los homenajes.

“Notamos la falta de apoyo por parte de algunos fiscales y jueces de la Audiencia Nacional, que no se ve reflejado con mayores actuaciones la gran labor de la Guardia Civil”, abunda Folguera.

El portavoz de Covite añade que “esperan” que el cambio de Gobierno no afecte a “otro poder independiente” como es la justicia.

Donde coinciden todas las asociaciones es en buscar la vía para que sus denuncias prosperen: “Estamos utilizando la vía de la humillación porque la del enaltecimiento ha quedado cerrada”, explican. El hecho de que las víctimas y sus familias tengan que tolerar y sufrir en sus lugares de residencia este tipo de homenajes podría ser un nuevo camino para atajarlos.

Asociaciones pantalla

La Fundación Villacisneros es una de las principales entidades que recaba información de los diferentes actos en pueblos y ciudades vascas en las que se reivindica a los terroristas de ETA. 

Estos homenajes solo se realizan a aquellos miembros de la banda que nunca han mostrado arrepentimiento ni se han acogido a la vía nanclares, que es aquella que toman quienes han decidido alejarse de la disciplina de ETA para iniciar el camino de vuelta a la sociedad. 

A través de sus informaciones, la Guardia Civil investiga si miembros de la extinta ETA, como Kubati, están detrás de las asociaciones que organizan estos homenajes.