El eurodiputado del PP y exministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha asegurado que la situación política en Cataluña se podría haber solucionado durante la consulta del 9 de noviembre de 2014 que promovió el expresidente de la Generalitat Artur Mas.

Noticias relacionadas

En declaraciones al programa Liarla Pardo de La Sexta, el exministro ha explicado que con la consulta del 9 de noviembre "había dos opciones: o se optaba por la judicialización del conflicto o se optaba por una solución política". Según Margallo, la solución tendría que haber pasado por pedir a la Generalitat "la requisa y la destrucción de las urnas y las papeletas".

"Si la Generalitat se hubiera negado, como era más que previsible, un 155 de 24 horas, poniendo a los Mossos a las órdenes del ministro del Interior para destruir urnas y papeletas, y que la votación no hubiera sido posible", ha detallado el eurodiputado 'popular', que ha añadido que así se podría haber iniciado una "negociación sobre aquellas cosas que sí se pueden discutir dentro de la Constitución".

En este sentido, Margallo ha acusado a Pedro Sánchez de querer ser presidente del Gobierno "a toda costa" y se ha preguntado sobre los planes del Ejecutivo: "¿Al Gobierno le conviene que Puigdemont esté suelto o no? Si no le conviene, le puede dar instrucciones a la Abogacía del Estado para que pida al juez Llarena que exija al Parlamento europeo la suspensión de la inmunidad de Puigdemont", ha remarcado. "¿Qué va a pasar si Puigdemont regresa a Barcelona o Perpiñán si no hemos pedido la suspensión de la inmunidad? Que no se le puede detener", ha apuntado.

Sobre la investidura del candidato socialista, Margallo ha asegurado que no quiere la abstención del PP "en ningún caso" porque Sánchez "haría lo contrario al día siguiente". "Mi tesis fue un gobierno entre PP, PSOE y CS con un programa pactado, una especie de pactos de La Moncloa", ha recordado.