El secretario general del PRC y presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, ha asegurado este domingo que su comunidad "prefiere quedarse sin tren a que España se rompa".

Noticias relacionadas

En su intervención en la tradicional comida de Navidad del PRC ante 1.018 militantes y simpatizantes, Revilla ha advertido de que apoyo del diputado nacional del partido, José María Mazón, a la investidura de Pedro Sánchez depende de que los acuerdos para una abstención de ERC "no vulneran el ningún punto a la Constitución ni la legalidad española".

Y también de que se cumplan los compromisos del PSOE con el PRC suscritos a raíz de la fallida investidura de abril. 

Revilla ha advertido de nuevo este domingo que el apoyo de los regionalistas a la investidura de Sánchez es "un sí pero no" y que el partido exige el cumplimiento de los compromisos contenidos "en el papeluco" firmado en abril. 

Dos de ellos se han cumplido, ha dicho Revilla en alusión al estudio informativo del tren Santander-Bilbao y la licitación del acceso a Valderredible desde la Autovía de la Meseta, "pero lo gordo no", ha añadido en relación a los tres tramos del tren entre Alar del Rey y Palencia, que "son 700 millones de euros".

Por otro lado, Revilla ha criticado el "cinismo que hay en la política española", y ha propuesto plasmar por escrito que se deje gobernar al partido que gana las elecciones si los demás no conforman alternativa. A la vez, ha emplazado a los partidos que critican que el PSOE vaya a gobernar con independentistas a "que se abstengan" para que Pedro Sánchez no tenga que hacerlo. "Si queréis a España, absteneros patriotas", ha espetado.

El líder regionalista ha subrayado que Ciudadanos es el partido que "más daño ha hecho a España" al negarse a pactar con el PSOE, y ha recalcado que no puede haber unas nuevas elecciones, porque "sería un escándalo". En el caso de que se diera esa coyuntura, ha asegurado que estaría dispuesto a salir a la calle a pedir que no vaya nadie a votar.

"Momento delicado en Cantabria"

Revilla ha señalado que para las comunidades autónomas esta situación es "desastrosa" porque "no existe gobierno", "no se pone nadie" al teléfono, están "en funciones".

Ha destacado que no se puede seguir así, máxime cuando "ahora tenemos un momento muy delicado en Cantabria", con una crisis en sectores industriales "clave" como el de piezas de automóvil o la industria del acero que "nada tiene que ver con la gestión nuestra", ha puntualizado, sino que es "una coyuntura internacional", especialmente en el caso de la industria del acero por los aranceles de Estados Unidos.

"No hay nada que hacer ahí. No podemos hacer nada (el Gobierno de Cantabria), solo podemos echar un cable", ha señalado el presidente, quien ha recalcado que "necesitamos un Gobierno para decirle que no se puede seguir con la ambigüedad" en el sector del automóvil y que las empresas "no pueden soportar el coste de la energía, que es la más cara de Europa, lo que hace que no podamos competir en productividad".