Era por la noche cuando el concejal valenciano Ángel Mascarell tecleó veintiuna palabras en su muro de Facebook. Era un mensaje claro, conciso, escueto: en él vejaba, sin más, sin venir a cuento, porque sí, a la portavoz del Partido Popular en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo. “¿Soy la única persona que ve que esta señora tiene un pene con cojones y todo atravesado en la garganta?", tecleó. Click. Enviar.

Noticias relacionadas

No es algo extraordinario en su conducta. El actual edil en el municipio de Ador —en el sur de la provincia de Valencia, de algo menos de 1.500 habitantes— responsable del área de Cultura, Asociaciones, Juventudes y Fiestas, Ángel Mascarell Mascarell, es un habitual de las redes sociales, en las que vuelca su pensamiento político.

Mascarell —de unos 45 años, han precisado desde su entorno— siempre ha manifestado de manera contundente sus convicciones. Por ejemplo, tras las elecciones del 28-A. “A la gente que se considera más de izquierdas que yo (Compromís, Podemos, IU): las cosas se consiguen poco a poco, sin prisa y siempre juntos. Tened clara una cosa, el nacionalismo, el hecho de defender tu tierra no es sólo vuestro”, volcaba.

El mensaje continuaba: “Yo defiendo mi tierra, mi cultura, mi lengua y mi identidad igual o más que vosotros y como yo pensamos la mayoría de los socialistas valencianos. Cuando reclamábamos la autonomía en la plaza del Caudillo rodeados de grises éramos todos, vosotros y nosotros, no sólo vosotros”. Mascarell da a entender así que él también combatió a Franco, pese a que cuando murió el dictador debía de tener dos años.

La política, "un hobby"

El edil lleva casi una década compaginando la actividad privada con la representación pública, a la que él considera un “hobby”. Trabajador de una conocida empresa alimentaria de la zona, es natural de Villalonga, un pueblo próximo. Y, sobre todo, tal y como expresan desde su círculo a EL ESPAÑOL, “antes tenía unas ideas más radicales, pero se ha moderado un poco”.

Pero Mascarell, que hasta 2015 estaba en las listas del PSOE y para los que ha actuado como interventor y apoderado en algunos comicios —fuentes populares en Valencia comparan su situación para con el partido con el caso de Fernando de la Rosa, un pleno miembro del PP a efectos prácticos pero que no se había afiliado hasta hace unos días—, disfruta del acta de concejal a través de la candidatura Gent d’Ador, una confluencia de Compromís y PSOE.

“En Ador se le conoce como la cabeza visible del PSOE”, cuentan fuentes municipales a este periódico. “Va por la cuota socialista dentro de la coalición”. Independientemente de eso, el líder del PP en el municipio, Kike Celda, exigirá su dimisión por los comentarios hacia Cayetana Álvarez de Toledo en el próximo pleno del Ayuntamiento.

La candidatura Gent d'Ador para las elecciones municipales de mayo de 2019.

"Para mí siempre 'no es no'"

No ha sido la única reacción. El líder del PP, Pablo Casado, afirmó en un tuit que es "intolerable una falta de respeto de este calibre en el que la zafiedad machista resulta repugnante". "Mi afecto y apoyo a Cayetana Álvarez de Toledo. Basta ya. No todo vale... tampoco con las mujeres del PP", señaló. En parecidos términos se expresó el resto de la dirección popular, así como importantes cargos a nivel nacional y regional.

El comentario machista también despertó la solidaridad de otros grupos políticos. La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, cargó contra “estos ataques machistas, groseros e impresentables que no se pueden ni se deben consentir”. También hizo lo propio la cuenta oficial del PSOE, que negó que Mascarell tuviera relación actual alguna con el partido. “Desde el PSOE rechazamos y condenamos todos los ataques machistas y misóginos vengan de donde vengan”.

El aludido, de momento, tan sólo se limita a despejar la polémica, sin retractarse de sus palabras. Él mismo colgó un breve comunicado: “Ayer hice un comentario en Facebook poco acertado, parece que a muchas personas les ha parecido mal. Por mi parte, si he ofendido a alguien, pido disculpas y lo borro. Por otra parte, quiero decir que para mí siempre ‘no es no’”, haciendo así un guiño al movimiento feminista difícilmente compatible con su grosero comentario dirigido a Álvarez de Toledo".