El Gobierno en funciones de Pedro Sánchez ha logrado este miércoles la convalidación del decreto digital que permite actuar sobre las páginas de la Generalitat y del independentismo gracias al voto favorable de PP y Ciudadanos mientras sus potenciales socios para facilitar la investidura se han desmarcado. En la defensa de este Real Decreto Ley, la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, ha pedido el apoyo sin mencionar en ningún momento de su intervención a Cataluña.

Mientras Unidas Podemos han optado por la abstención ante el decreto ley contra la república digital después de que el PSOE se haya comprometido a "clarificar y mejorar" la norma "en un futuro proyecto de ley", ERC, PNV y Compromís han anunciado que votarán en contra. También EH Bildu y JxCAT, cuyos votos para la investidura el PSOE no ha pedido. 

Durante el debate en la Diputación Permanente, se han escuchado duras críticas al Gobierno. Desde ERC, la diputada Montserrat Bassa, ha calificado esta normal como "la ley mordaza digital" y ha pedido a los socialistas que la retiren no como condición para lograr su apoyo a la investidura sino "por los derechos y libertades" de la soberanía española" y "por pura democracia". "Se equivocaron al presentarlo", ha continuado para denunciar que este decreto fue presentado en plena campaña electoral y durante las protestas contra la sentencia del procés. "Lo hicieron para acallarlas. No se puede frenar la indignación por decreto", ha apuntado. 

"Un golpe de Estado digital"

Mucho más dura ha sido la posición de JxCAT, que ha elevado el tono y ha definido el "155 digital" como "un golpe de Estado digital" de un Estado "tecnófobo" que roza el autoritarismo. "Es la Ley Corcuera digital, la ley de la patada en el servidor sin orden de un juez", ha dicho la diputada Laura Borràs. 

Desde el PNV han condicionado su apoyo a la investidura a un cambio en el contenido de este decreto. El diputado Mikel Legarda ha avisado al Gobierno que su apoyo está "seriamente comprometido" si no reconducen la situación. Por su parte, Joan Baldoví, de Compromís, considera que este decreto permite "intervenir internet" como hacen países como Arabia Saudí o China. 

El debate ha comenzado después de que la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, pidiera el apoyo a este Real Decreto Ley sin referirse en ningún momento a que se trata de un texto que permite actuar en las páginas web del independentismo y la Generalitat. La norma tiene por objeto regular este marco normativo, que comprende medidas urgentes relativas a la documentación nacional de identidad; a la identificación electrónica ante las Administraciones públicas; a los datos que obran en poder de las mismas; a la contratación pública; y al sector de las telecomunicaciones.

La diputada del PP Ana Vázquez Blanco ha anunciado que su grupo apoyará al Ejecutivo en funciones porque está de acuerdo con parar "la República catalana digital" pero ha considerado "una indignidad" que sea el PP quien "tenga que tragar" y apoyar al Gobierno en funciones en su decreto "incluso con las posibilidades de que sea recurrido por inconstitucional", mientras el PSOE busca un acuerdo con los independentistas.

Quim Torra: "Vergüenza"

El president de la Generalitat, Quim Torra, ha respondido a la aprobación de este decreto a través de un mensaje de Twitter. "Vergüenza. Es, probablamente, la vulneración de derechos más grave del mundo de internet de los últimos años".