Inés Arrimadas prepara minuciosamente su desembarco en la presidencia de Ciudadanos. No anunciará su candidatura hasta que la gestora -todavía pendiente de construcción- convoque las primarias. "Conviene tener paciencia. No podemos quemar su imagen y que sea ella quien afronte estos primeros ajustes", resalta un mandatario de su confianza.

Noticias relacionadas

La actual portavoz en el Congreso ya piensa en el equipo que la acompañará. Tiene varios nombres en su cabeza. Y casi todos deben adjetivarse en "a". La diferencia sustancial respecto a la Ejecutiva anterior será un papel predominante de las mujeres en la toma de las decisiones estratégicas. Algo que no ha ocurrido hasta el momento.

En la práctica, el war cabinet de Albert Rivera estaba integrado por José Manuel Villegas -secretario general-, Fernando de Páramo -secretario de comunicación-, José María Espejo -amigo personal y secretario de acción institucional- y Carlos Cuadrado -vicesecretario general y encargado de las finanzas-. También figuraba, aunque cada vez de forma menos notable, Fran Hervías -secretario de organización-.

La alineación que prepara Arrimadas, según las fuentes consultadas por este diario, tiene otro cariz. No se trata de cuotas, de dogmas ni de concepciones categóricas, pero ellas son las mandatarias del partido en quienes más confía: Begoña Villacís, Patricia Reyes, Marta Rivera, Marta Martín, Marina Bravo, Lorena Roldán... Las percibe "altamente cualificadas" para el relanzamiento.

Dos miembros de la hasta ahora cúpula de Ciudadanos destacan que, por fin, algunos de estos valores van a poder influir "de manera directa" en el rumbo de la formación. En las dos últimas campañas, aunque Rivera siempre escuchó a la Ejecutiva al completo, ni siquiera la propia Arrimadas tuvo un papel preponderante en los virajes de la organización. "Ha venido siendo más ejecutora que ideóloga. Ese cambio se va a notar mucho", arguyen las fuentes consultadas. Tampoco fueron determinantes Melisa Rodríguez o Marina Bravo, a pesar de que engrosaban el comité de campaña.

"Va a llevar su tiempo... Inés es muy disciplinada y leal. Esto no entraba en sus planes. No imaginaba una dimisión tan repentina. Todos los cargos que ha asumido han llegado después de que se lo pidieran. Nunca trepa. Crece gracias a su talento", destaca uno de sus colaboradores más estrechos.

Esto no quita para que algunos de los mandatarios más conocidos como Luis Garicano, Nacho Prendes, Guillermo Díaz o Toni Canto puedan jugar un papel importante en el nuevo proyecto. De hecho, Garicano -en su día máximo exponente de los llamados "críticos"- ya ha mostrado su apoyo a Arrimadas y le ha trasladado que la ayudará "en todo lo que pueda".

Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid

Begoña Villacís, vicealcaldesa de Madrid. Carmen Suárez

La vicealcaldesa de Madrid es una de las mejores amigas de Inés Arrimadas en el partido. Uno de sus grandes apoyos en la llegada a la capital. La debacle del partido ha convertido a Villacís en uno de los cargos institucionales más relevantes. Dispone de experiencia de gestión y es uno de los grandes rostros mediáticos. Se ha mostrado, desde el primer momento, dispuesta a colaborar con la portavoz en el Congreso para asentarla como presidenta de los liberales.

Patricia Reyes, la fuerza en el Congreso

Patricia Reyes, hasta ahora miembro de la Mesa del Congreso. Silvia P. Cabeza

Patricia Reyes es una de las mandatarias de Ciudadanos que mejor conoce el Congreso. Hasta estas elecciones, formó parte de la Mesa de la Cámara. Además de la gruesa experiencia institucional, ha sido la voz que ha enarbolado el "feminismo liberal", la "gestación subrogada" y los derechos del colectivo LGTBI. Materias que Arrimadas pretende cuidar en su nuevo proyecto. El resultado electoral la ha dejado fuera de la Carrera de San Jerónimo, pero un paso atrás de Marcos de Quinto -un extremo que no está descartado- le devolvería su acta.

Marta Rivera, experiencia de gobierno

Marta Rivera, columnista de El Español. Efe

Marta Rivera de la Cruz, también amiga personal de Inés Arrimadas, era diputada en el Congreso hasta que fue nombrada consejera de Cultura de la Comunidad de Madrid. Entusiasmada con el desafío y bien rodeada, aprende con rapidez la gestión pública. La escritora, además, conoce el partido por dentro, en el que milita desde hace años.

Lorena Roldán, su sucesora en Cataluña

Lorena Roldán es candidata a la presidencia de la Generalitat.

Lorena Roldán compartió con Inés Arrimadas en el Parlament algunos de los momentos más duros del procés. Ha sido su sucesora en la Cámara catalana. Recién nombrada portavoz nacional de la Ejecutiva, constituye un liderazgo emergente. Además, por razón de su candidatura a la presidencia de la Generalitat, mantiene un contacto permanente con Arrimadas.

Marta Martín, curtida en la negociación

La diputada de Ciudadanos Marta Martín, en el Congreso de los Diputados EFE

Marta Martín, diputada por Alicante, formó parte en los inicios del núcleo duro de Albert Rivera. Jugó un papel importante en la negociación del Pacto del Abrazo con el PSOE. En los últimos años, ha encabezado en el parlamento los asuntos relacionados con la Educación. Un tema que, por la "deriva catalana", interesa sobremanera a Arrimadas. Laminado el grupo tras estas elecciones, será uno de los principales apoyos de la nueva líder en el Congreso.

Marina Bravo, su compañera en el Parlament

Marina Bravo, diputada de Ciudadanos en el Parlament. Cs

Marina Bravo es ingeniera de Caminos. Se afilió a Ciudadanos en 2016 y es diputada naranja en el Parlament desde un año antes. Secretaria de Programas en Cataluña, también formaba parte de la última Ejecutiva nacional. Participó en el último comité de campaña. Fue en la Cámara catalana donde trabó su relación de confianza con Arrimadas.