La diputada de Más Madrid Clara Serra deja su escaño por discrepancias con la forma en que Iñigo Errejón ha manejado la creación de una nueva marca, Más País, para concurrir a las elecciones generales. Lo ha anunciado con un extenso comunicado en su cuenta en Facebook: "Aunque creo muchas de las propuestas políticas de mi compañeros y compañeras son muy necesarias para nuestro país y celebro que vayan a llevar una voz madrileña al Congreso, no comparto la manera concreta en la que Más País va a concurrir a las elecciones generales".

Noticias relacionadas

Serra subraya "el caso concreto de Barcelona". Este lunes se ha confirmado que Más País se presentará por la circunscripción de Barcelona. Sobre este hecho, sostiene: "Ejemplifica una manera de hacer las cosas que no representa el espíritu plurinacional que tanto hemos dicho defender. Para mí, cualquier proyecto que pretenda reforzar y fortalecer el espacio del cambio debe sumarse a las fuerzas territoriales ya existentes, especialmente a aquellas que han funcionado y han conseguido conservar plazas claves institucionales a pesar de todos los terremotos políticos a los que nos hemos tenido que sobreponer".

"Feminismo sólo en las fotos"

"Pienso -continúa Serra- que si Más País debe enfrentarse a Ada Colau para conseguir los escaños que necesita quizás eso es indicativo de que no era aún el momento de que Más País concurriera a estas generales en estas condiciones y como partido estatal. No tengo dudas de que al partido le irá bien electoralmente y en cualquier caso deseo que el resultado contribuya a sumar para que el bloque progresista nos salve de un gobierno de las derechas. Pero hemos analizado no pocas veces que había que salir del corto plazo y no hacer política siempre pensando solo en el mañana, sino con una mirada más larga".

Serra también pone en cuestión el a su juicio "hiperliderazgo" de Errejón en el partido: "Si algo hemos aprendido estos años es que la verticalidad y la falta de estructuras que acompañan a los hiperliderazgos dejan a las organizaciones sin los suficientes contrapesos. (...) Hace falta dejar de convertir las primarias en un trámite de cara a la galería, hace falta dejar de utilizar a la militancia solo para los refrendos de decisiones ya tomadas, hace falta acordarse del feminismo no solo en las fotos y en la campañas sino sobre todo en los momentos en los que estamos fuera de los focos y en los que se puede profundizar en la feminización".