El barco de Open Arms lleva seis días varado en aguas del Mediterráneo con 121 personas a bordo a la espera de un puerto seguro. Los víveres comienzan a escasear y las expectativas de los emigrantes van disminuyendo. Es por esto que el presidente de la ONG, Óscar Camps, ha pedido vía carta a Pedro Sánchez, que facilite la activación del mecanismo de reparto europeo que puede permitir el desembarco en Italia o Malta de los migrantes rescatados. 

Noticias relacionadas

En la misiva a la que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, Camps asegura que la organización ha "agotando todas las vías ordinarias y legales" para conseguir el desembarco de los inmigrantes. "Consideramos que la Comisión Europea debe estar informada para que inicie y coordine un procedimiento de reparto de las personas rescatadas. Para poner este mecanismo en marcha, la solicitud debe proceder de un Estado miembro", como España.

Por esto, desde la ONG emplazan al Gobierno de España a activar los contactos con la UE "para ayudar a encontrar una solución coordinada en la distribución de las personas rescatadas después de un desembarco entre estados".

También informa a Sánchez de que, "de forma informal, ya hemos solicitado a nuestras fuentes en los ministerios de Fomento y de Exteriores que nos proporcionen contactos a nivel institucional a quienes podamos dirigirnos formalmente para gestionar la mencionada solicitud".

Por su parte, desde el Gobierno se ponen de perfil y e insisten que los asuntos migratorios son responsabilidad de la UE. La vicepresidenta en funciones, Carmen Calvo, ha reiterado que el Ejecutivo "no tiene" que pedir a la Comisión Europea que acelere el desembarco del Open Arms.

En esta línea también se ha expresado su compañero de partido y ministro de Fomento, José Luis Ábalos. "Apelamos a que la Comisión Europea intervenga en este sentido: para que las labores de salvamento sean eficaces hay que garantizar un puerto seguro", sentenció este martes. 

Salvini amenaza con requisar el barco

A esta hora, ningún gobierno europeo ha contactado con la tripulación para resolver esta situación. Además, las amenazas continúan. Este miércoles el ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, acusó a Open Arms de usar los rescates de inmigrantes en el Mediterráneo como "provocación política" y amenazó con requisar su barco si accede a un puerto italiano.

"Open Arms lleva seis días en el Mediterráneo y ahora amenaza con entrar en Italia. Le habría dado tiempo a alcanzar España, el país de esta ONG, que ha dado bandera a su nave y donde algunos alcaldes están dispuestos a la acogida", dijo el líder ultraderechista.