Nueva grieta en el bloque de la derecha en plena campaña electoral del 26-M. El presidente de Vox, Santiago Abascal, ha asegurado este viernes que "el todos contra Vox" en el que también se han colocado PP y Ciudadanos "tendrá consecuencias políticas y electorales".

En estos términos se ha pronunciado el líder de la formación al comparecer ante los medios de comunicación, en la que ha sido su primera intervención ante la prensa en el Congreso.

Ha sido en el día en que los 24 diputados electos de Vox se han juntado en la Cámara Baja para posar en la escalinata de la Puerta de los Leones.

Abascal ha afirmado que su partido, a raíz de los resultados de las elecciones del 28 de abril, está respaldado por uno de cada nueve españoles, y si la Mesa del Congreso consta de nueve puestos, entiende que uno de esos debería corresponder a su partido.

Horas después de conocer las propuestas del presidente del Gobierno en funciones y líder del PSOE, Pedro Sánchez, para las presidencias del Congreso y del Senado, Abascal se ha mostrado convencido de que hay "un gran acuerdo de todos los partidos, incluyendo a PP y a Ciudadanos, para lanzar un mensaje de 'todos contra Vox".

Presupuestos en Andalucía

La situación que percibe lleva a la formación a "una reflexión", en palabras de su líder, y ésta es que algunos de los dirigentes que abogan por "vetar" a Vox son los que luego pedirán el apoyo del partido a los Presupuestos de Andalucía, a la formación de mayorías en los ayuntamientos y en las investiduras de determinadas comunidades autónomas. Y ha añadido: "Si no se desploman".

El presidente de Vox ha pedido "responsabilidad" a esos dirigentes, aunque no los ha citado, para que "rompan el consenso de todos los partidos contra Vox". No obstante, se ha referido al candidato del PP a la Alcaldía de San Sebastián, Borja Sémper, quien, según las declaraciones de Abascal, "unas semanas después de excluir pactos con Vox, no excluye pactos con Bildu".

Todo ello, ha concluido, tendrá "consecuencias políticas y electorales".