La resaca electoral no ha parido un PP recompuesto. Doce horas más tarde de la comparecencia del líder popular, Pablo Casado, donde asumía la debacle que ha sufrido el partido, su número 2, el secretario general, Teodoro García Egea, ha dado la cara para intentar revestir de normalidad la situación. Aunque sin medias tintas: "Es evidente que el resultado ha sido muy malo", ha reconocido, de primeras.

Porque la marejada continúa en Génova, 13, pero el mensaje que quieren trasmitir es claro: el líder de la oposición es Pablo Casado. "El PP es hoy el principal partido de la oposición", ha incidido, una y otra vez, García Egea, en una clara alusión a Ciudadanos. Pero, sobre todo, ha intentando volver a calibrar al partido en el centro y alejarse de Vox. "Mañana [durante el Comité Ejecutivo Nacional] analizaremos distintas cuestiones: el PP siempre ha representado al centro político, al centro de España, a los que creemos en la libertad".

García Egea ha afirmado "no culpar a nadie" y ha asegurado que harán autocrítica, pero recalcan que el espacio fragmentado les ha perjudicado. “A la vista está de que el bipartidismo ha acabado, ahora hay muchas opciones políticas, hay 20 o 30 provincias en las que el PP se ha quedado sin sumar por escasos votos, es evidente que Sánchez ha sabido leer esto”.

"Sánchez era un gran desastre y ahora es un gran líder"

Fuentes de la dirección nacional han asegurado que "todos los líderes han tenido su tiempo, hasta Rivera". "Pedro Sánchez tenía 84 diputados y era un gran desastre y ahora es un gran líder", han manifestado. "Lo hemos tenido más difícil que nadie y podía haber sido mucho peor, así que lo único que cabe es trabajar".

"¿Hoy quien ha votado a Vox qué piensa? Si les decían que iban de llenazo en llenazo, que tenían el sorpasso a Podemos garantizado y ahí ahí a Ciudadanos", han indicado desde el equipo de Casado. Y por ahí se desplegará la estrategia para las elecciones municipales y autonómicas, que tienen lugar en cuatro semanas.

Desde el entorno de Casado tampoco muestran muchas dudas. "Hay mucha gente que no ha votado ilusionado con Vox, sino cabreado conmigo. Y no conmigo por el equipo, sino con la marca". Por eso, inciden en que el proyecto de Casado es "a largo plazo" y mientras otros líderes se han presentado a unas elecciones hasta en cuatro ocasiones, para el del PP era su primera convocatoria.