Pedro Sánchez ha coincidido este sábado con Pablo Casado e Inés Arrimadas en Alicante. Y ha cargado duro contra los dos líderes de PP y Cs desde el inicio del mitin que habían abierto Ximo Puig y el ministro Pedro Duque: "Algunos partidos se reparten ministerios antes de las elecciones, como el de Interior, pero ninguno se pide el Ministerio del Tiempo... ¡con las cosas que dicen, que nos quieren llevar a trás!".

El presidente ha dicho que "en la política hay que aplicar la ley de la gravedad", ha dicho Sánchez aplaudiendo a su ministro de Universidades, el astronauta Duque. "Hacer política es abrir un debate esperanzador, ilusionante para la ciudadanía, que el debate sea el bienestar de la gente". Y por eso ha recordado que su partido pretende crear parques de vivienda pública de alquiler para facilitar la emancipación de los jóvenes, "que hoy sufren los efectos de la mal llamada economía colaborativa".

Sánchez ha seguido haciendo fuerza con el voto del miedo: "Si se vota a otras opciones políticas, mayor riesgo habrá de que el bloque de la involución sume y se haga con el poder". El líder del PSOE se gira a la izquierda para rebañar cualquier voto asustado de que "el bloque reaccionario pueda ganar: somos la única opción y ellos lo saben".

El candidato socialista ha presumido de datos de paro, "de una política económica distinta, con política social y cuadrando las cuentas públicas". Ha dicho Sánchez en Alicante que "bendito turismo, pero no es lo único", y ha propuesto una transición ecológica de la economía "asegurando el suministro de agua" en las comarcas alicantinas "y aumentar las capacidades de las desaladoras para que Alicante sea autosuficiente".

Sánchez ha sacado del cajón la Agenda 2030, sin nombrarla, para anunciar "que entre 2021 y 2030 se movilizarán 200.000 millones de euros en recursos públicos y privados que podrán crear hasta 300.000 empleos en la economía verde y podremos incluso además hacer frente al reto de la despoblación". Y ha pedido a la Comunidad Valenciana que sea "vanguardia de esta revolución" y que para ello cuente con gobiernos socialistas, "los únicos que creen en esta tierra".

Ataque al PP: feminismo y cloacas

El presidente ha sacado explícitamente el caso de las "cloacas del Estado" acusando al Gobierno del PP de utilizar "a un grupo de policías corruptos" para sus intereses. "Pero las cloacas se fueron por el sumidero de la moción de censura", ha dicho entre aplausos. "Porque la buena gente no espía, ni roba, ni engaña".

Sánchez ha acusado al PP de "frivolizar con las agresiones sexuales", en una velada referencia a Cayetana Álvarez de Toledo, la número uno del PP en Barcelona. "No es no y lo llevaremos al Código Penal", ha dicho entre ovaciones, "queremos a las mujeres vivas y libres".

El candidato a la reelección, a dos días del primer debate televisivo, ha pedido el voto para acabar "por la estabilidad" y "porque somos la única opción cabal".