El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, no es uno de los protagonistas de la política catalana que más se prodiga. Sin embargo, cuando lo hace, sacude la actualidad. Sin necesidad de un gran viaje en el tiempo, fue Iceta quien en febrero pronunció por vez primera la palabra 'relator' que tal polvareda levantó y que acabó dando lugar a la manifestación de Colón. Este miércoles, con una frase en una entrevista concedida a Berria, lo volvió a hacer. El socialista trató más tarde de matizar sus palabras, pero la polémica ya estaba en marcha.

"Si el 65% de los ciudadanos quiere la independencia, la democracia debe encontrar un mecanismo para habilitarla", dijo al citado medio, entre otras cuestiones como que "la opinión pública española" necesita 10 o 15 años para un "cambio de mentalidad" que permita un referéndum. José Luis Ábalos, ministro de Fomento y secretario de Organización del PSOE, cree "inapropiadas" estas valoraciones. "Iceta es muy dado a hacer reflexiones", ha tratado de zanjar el dirigente, que prefiere destacar que la tensión en Cataluña "ha bajado por la voluntad de dialogar del Gobierno".

La vicepresidenta, Carmen Calvo, ha opinado que "no hay tema" porque "España no tiene estructura jurídica para que nadie con ningún referéndum en su territorio rompa la unidad del Estado", sea cual sea el porcentaje de apoyo a la secesión.

"Casca mucho"

El resto de fuerzas no se han mostrado tan benévolas. Inés Arrimadas, jefa de la oposición en el Parlament y portavoz de Ciudadanos, se ha explicado de forma muy llana en un acto de precampaña en Alicante: "Casca mucho. Los otros lo disimulan más, pero Iceta viene y te lo casca. Fue el primero que cascó lo del indulto, hace más de un año. (...) El 'sanchismo' ha puesto fecha de caducidad a España, que es dejar a los nacionalistas que sigan con la maquinaria para llegar al 65 por ciento de independentistas y cuando lleguen, nos cargamos España. Pues nosotros le ponemos fecha de caducidad al 'sanchismo'. El 28 de abril, todos a votar". 

El presidente del PP, Pablo Casado, entiende, como Arrimadas, que Iceta "dijo la verdad" y que, aunque le parece "gravísimo", el 'número 1' del PSC no ha hecho otra cosa que revelar "el programa electoral" de Pedro Sánchez, "una hoja de ruta" que ve como resultado de "la negociación que culminó en la cumbre de Pedralbes" de diciembre. "Así se escribe la historia que algunos quieren ocultar en corazones y en muchas banderas de España y Europa, las mismas que mancillan pactando con aquellos que quieren quemarlas y quieren destruir la nación española", ha defendido.

Iceta rearma a los rezagados en los sondeos y vuelve a poner en apuros a Sánchez en lo que hasta ahora parecían unas plácidas semanas de 'viernes sociales' y promesas de cara a una hipotética mayoría tras las generales.