Quim Torra insiste en la desobediencia. El retirar o no los lazos amarillos y esteladas en las instituciones públicas queda en manos de cada 'consellería'. El Govern ha llegado a esta decisión en el Consell Executiu realizado la mañana de este martes. Torra por su parte mantendrá el sobre los "presos políticos" que incluye un lazo amarillo que luce en la fachada del Palau de la Generalitat. 

 Así lo ha anunciado Elsa Artadi, portavoz del Govern. Este movimiento se da tras el ultimátum de la Junta Electoral Central en el que le daba 24 horas para retirar estos símbolos por ser contrarios a la neutralidad que se exige a los poderes públicos en periodo electoral. La advertencia avisaba de posibles responsabilidades administrativas y penales si no se retiraban los lazos y esteladas.

Será pues cada 'conseller' del Govern el que decida asumiendo cada uno la responsabilidad pertinente y cada uno hará lo que considere más pertinente. La decisión pretende, en palabras de Artadi "evitar desavenencias entre los miembros del Govern". El plazo para la retirada de los símbolos acaba esta tarde a las 17:00.

Artadi ha afirmado que los 'consellers' tomarán esta decisión "si les llega un requerimiento", unas palabras que llegan tras la doble petición de la Junta Electoral Central.

Artadi ha añadido que el gabinete jurídico de la Generalitat está preparando otro escrito para la JEC para apelar contra su decisión, y Torra ha pedido al síndic de Greuges, Rafael Ribó, una informe sobre qué debe hacer el Govern en este asunto.

La portavoz del Govern ha negado que con este movimiento el Govern trate de pasarle la presión a Ribó: "El síndic ha sido una persona que no se ha escondido de ningún debate y siempre ha actuado con firmeza y ha comparecido en el pleno del Parlament" cuando se le ha requerido.

El Govern ha decidido no aplicar la resolución de la JEC y, por el contrario, sí acatar al Síndic, y Artadi ha defendido que esto responde a la lógica de que la Generalitat debe atender siempre a las consideraciones de "instituciones propias".

Funcionarios y mossos

Artadi también ha asegurado que también se dará libertad a los funcionarios sobre si mantener o no lazos amarillos en los edificios: "En ningún caso se dará ninguna instrucción", y ha recordado que para el Govern se una prioridad proteger a los trabajadores públicos.

Lo ha dicho en alusión a los Servicios Territoriales de Educación del Vallès -de la Generalitat-, ya que en este caso la Junta Electoral ha notificado la exigencia de retirar los lazos a un funcionario, y no al conseller en cuestión ni al presidente Torra.

Preguntada por si la justicia requiere a los Mossos d'Esquadra para que sean ellos los que retiren los lazos, ha prometido que el Govern no interferirá en la labor de la policía: "El cuerpo de Mossos hará lo que tenga que hacer sin interferencia".