El enfrentamiento entre Silvia Clemente -candidata del aparato- y Francisco Igea por la candidatura a la presidencia de Castilla y León fue el más tenso entre todas las primarias celebradas por Ciudadanos. La ex del PP, según los resultados oficiales, se impuso por sólo 35 votos. El médico y diputado naranja admitió la derrota... Hasta que vio el acta y detectó posibles irregularidades.

Noticias relacionadas

Su equipo, según ha testado este diario, ha interpuesto una reclamación ante el Comité de Garantías, que ha paralizado la proclamación definitiva de Clemente como candidata. Sin ir más lejos, los resultados aireados por la Ejecutiva no coinciden con el total de votos emitidos. La cifra publicitada recoge "81 sufragios más" que los catalogados por el acta.

Según el documento al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, Clemente logró 561 apoyos frente a los 526 de Igea y los 7 de una tercera candidata, Vanesa Pérez. Suman 1.094, pero el papel oficial indica una participación de 1.013.

El acta de las primarias en Castilla y León. E.E

El aparato ha trasladado a Igea que se trata de un mero error de cálculo, pero al mismo tiempo ha abierto una investigación. Hasta que no concluya, no se nombrará a Clemente oficialmente candidata a la presidencia de Castilla y León.

Fuentes del equipo de Igea, en conversación con este periódico, hablan de un "hecho grave", mucho más allá de la discordancia en la participación: "El recurso no ha sido a la ligera. Nos hemos topado con cosas chocantes". Distintos miembros de la candidatura del médico han rastreado con detalle el origen y horario de los votos: "Los hemos descargado del sistema y hay patrones muy raros. Queremos conocer la verdad".

El comunicado de Ciudadanos difundido a los medios confirma el requerimiento de Igea, pero de momento lo circunscribe a su "interpretación". Con arreglo a los estatutos, arguyen, queda paralizada la proclamación de Clemente hasta que concluya la comprobación.

Tal y como se comprometió, Francisco Igea asumió su derrota y dio un paso a un lado sin abrir heridas en Ciudadanos. No obstante, los puntos oscuros que ha percibido le impiden quedarse callado. La investigación de este proceso dividirá aún más si cabe a la Ejecutiva entre los partidarios de Clemente y quienes apoyaron al profesional de la Medicina.

Desde un principio Igea consideró que Clemente -histórica del PP durante décadas- no podía "representar la regeneración" buscada por los naranjas. Llegó a describir las negociaciones que desembocaron en su fichaje como la "versión poligonera de House of Cards". En los últimos días, varios dirigentes liberales se han ido bajando del carro que apoyó a la ex de los conservadores. Luis Garicano y Toni Roldán, que redactan el programa de Cs para las generales, han apoyado a Igea durante la campaña.

Poco antes de consumarse la votación, varios medios informaron de que una investigación judicial contemplaba la posibilidad de que Clemente, durante su mandato como consejera del Gobierno autonómico castellano, hubiera manipulado una subvención en favor de la empresa de su marido, Patatas Meléndez.