El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha informado a sus socios este lunes el adelanto de las elecciones valencianas para hacerlas coincidir con las generales del 28 de abril. Así lo ha anunciado en una rueda de prensa desde la Generalitat valenciana en la que ha presumido de su gestión "más que digna" desde el 2015. Antes de confirmar su decisión, se lo ha comunicado a Mónica Oltra, vicepresidenta de su Ejecutivo de coalición con Compromís.

Puig ha vendido el adelanto como la culminación de la Comunidad Valenciana como nacionalidad histórica y ha apostado por reforzar el estado de las autonomías "que ahora algunos quieren destruir", en una clara referencia a la irrupción de Vox.  

Puig también ha alabado los Presupuestos presentados por el Gobierno central, al tiempo que ha lamentado que la alianza de "las derechas" y los independentistas.  "Eran los mejores para Valencia", ha indicado en una intervención que también ha utilizado como un primer acto de su campaña electoral.

La intención de Puig es aprovechar el impulso socialista a nivel nacional para trasladarlo al ámbito local. Históricamente ambos han ido de la mano en triunfos y esto es lo que quiere emular el presidente valenciano.

Puig cree además que de esta manera se facilita que haya una alta participación ya que es más probable que la gente vaya a las urnas en elecciones generales que en las europeas. Así ha sido habitualmente en la comunidad, que siente mayor atracción por las urnas en estos comicios. Es la primera vez que Valencia no iría junto al resto de autonómicas.

Oltra carga contra la decisión

La vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra, ha dicho que no hay razones políticas para adelantar las elecciones autonómicas al argumentar el voto en contra de los cinco consellers de Compromís, de quienes ha sido su portavoz en la reunión extraordinaria de este lunes.

Además, Oltra ha revelado en rueda de prensa que ha advertido a Puig de las dudas jurídicas que conlleva la medida que ha salido adelante gracias al voto de calidad del president, pues, según ha detallado, ha habido un empate técnico en el seno del Consell a la hora de secundar esta decisión.

En las últimas jornadas, el posible adelanto electoral de las autonómicas en la Comunitat Valenciana para hacerlas coincidir con las generales del 28 de abril, ha sido una pregunta constante al jefe del Consell, que este domingo aseguraba que adoptaría la decisión "pensando siempre en los intereses de los valencianos y las valencianas".

"Estamos en un proceso democrático en lo que importa es que sea la máxima gente la que decida el futuro de la Comunitat", manifestaba el domingo, mientras que Oltra, reticente, afirmaba el sábado, la última vez que se pronunció sobre esta cuestión que, aunque lo descartaba, la coalición saldrá "el 26 de mayo o el 28 de abril a ganar la Generalitat para que la legislatura que viene sea la legislatura de la transformación".