La cesión de Pedro Sánchez a Quim Torra de introducir en la mesa de diálogo a un mediador ha tenido como respuesta la convocatoria de una manifestación este domingo en Madrid con Ciudadanos y PP como convocantes, pero también, no menos preocupante para el presidente, ha soliviantado a los barones socialistas, contrarios a que su secretario general, a fin de salvar los Presupuestos, otorgue al independentismo una de sus principales exigencias en el documento de 21 puntos que Torra entregó a Sánchez en su reunión en Barcelona en diciembre.

El primero en alzar la voz, y lo ha hecho en presencia de la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha sido el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, que ha reclamado la convocatoria de un Consejo de Política Territorial para discutir la posición del partido sobre la figura de un relator. "Si se trata de tener a alguien de testigo porque no se fían unos de otros, siempre pueden hablar en el Parlamento, donde estamos todos de testigo y nos enteramos todos".

Para Page, "los separatistas buscan salirse con la suya tarde o temprano" y sólo cabe "abrir la negociación si hay alguna posibilidad de que renuncien al independentismo". Ante cualquier otro escenario, ha subrayado, "sobre España hablamos todos los españoles".

"Aprobar un Presupuesto no justifica cesiones"

Otro presidente socialista, el de Aragón, Javier Lambán, se ha opuesto públicamente a la última y arriesgada decisión del Ejecutivo central en relación con Cataluña: "Aprobar un Presupuesto no justifica cesiones que pongan en cuestión la Constitución, la unidad de España, el Estado de Derecho ni la decencia", ha escrito en su perfil en Twitter. No obstante, Lambán apuesta por que Sánchez finalmente "no cederá a chantajes de los independentistas, cáncer de la democracia con el que hay que acabar".

Guillermo Fernández Vara se ha expresado en los mismos términos también en redes sociales: "Las cosas que son difíciles de explicar son aún más difíciles de entender. Sobre todo si no se escucha. Y en España, por desgracia hace años que se dejó de conjugar el verbo escuchar".

Rodríguez Ibarra: "Yo los mando al carajo"

Su antecesor al frente del PSOE extremeño y la Junta, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, ha tenido ocasión de valorar esta polémica a su llegada a la presentación del nuevo libro de Alfonso Guerra, en el Congreso de los Diputados: "Si yo cuando era presidente de Extremadura me dicen que tiene que haber un relator para negociar los partidos, los mando al carajo".

De paso, Rodríguez Ibarra ha propuesto a Sánchez un plan alternativo para sacar adelante los Presupuestos: un "pacto de constitucionalistas" con PP y Cs y posteriormente, convocar elecciones. "Estoy dando una fórmula que satisfaría a muchos españoles", ha afirmado.

La cuarta voz discordante en el PSOE ha sido la de la diputada y exportavoz en el Congreso Soraya Rodríguez, para quien "en una democracia como la española, el único marco de diálogo entre el Estado y una Comunidad Autónoma es el que está en el marco institucional".

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha puntualizado también este miércoles que el "relator" en cuestión "no es un mediador internacional", sino alguien que "ayude" en el diálogo, y ha quitado hierro a las manifestaciones críticas de sus compañeros, reconociendo que quizá las cosas no se han explicado como se debía: "Desinformación, desconocimiento, no hay más que mirar sus declaraciones -en referencia concretamente a las palabras de García-Page- y se ve que no hemos llegado a tiempo de que tuvieran la información correcta".