Pablo Casado ha aprovechado su visita a Albacete para felicitar las navidades en público a María Dolores de Cospedal, que le brindó su apoyo en las primarias frente a Soraya Sáenz de Santamaría y le hizo presidente del Partido Popular. El dirigente conservador ha presentado esta mañana los candidatos de su formación para las elecciones municipales y autonómicas de Castilla-La Mancha: "Fue la mejor presidenta de la Historia de esta región". Casado ha celebrado que Paco Núñez -encabezará las listas el próximo mayo- "aprendiera con ella".

Noticias relacionadas

Consciente de la división que opera en el PSOE entre Sánchez y sus barones con motivo de Cataluña, Casado ha dedicado varios minutos de su discurso a este punto: "El presidente se equivoca de aliados. Se apoya en aquellos que quieren romper el país". De ahí que también haya citado a Unamuno para decir aquello de "me duele España". Sin ambages, el presidente del PP ha calificado la situación actual como "uno de los peores momentos de la Historia".

En un casino abarrotado, Casado ha recordado con ironía cómo, el pasado octubre, Moncloa publicitó la ruptura de relaciones entre Sánchez y él. La semana pasada, el presidente del Gobierno habló de una "involución" en ese aspecto y criticó: "Dos no bailan si uno no quiere". El mandatario popular ha aceptado el envite y le ha respondido: "Abandone su danza suicida con los independentistas". También ha vuelto a proponer la "ilegalización de los partidos separatistas": "Algunos se llevaron las manos a la cabeza cuando hablé de prohibir aquellas organizaciones que no cumplieran la ley, ahora lo aprueban varios socialistas".

Según Casado, a Sánchez "le da igual tener un vicepresidente de Podemos que aprobar medidas gracias a los separatistas": "Las políticas del PP son las mejores para España". A partir de ahí, con un tono liberal apuntalado tras el fichaje de Fernández-Lasquetty como jefe de gabinete, ha tachado a Sánchez de "Gran Hermano de Ferraz", obsesionado con "intervenir la vida de los españoles".

Casado ha acusado a Sánchez y sus ministros de "denostar" aquello que no les gusta para luego "tratar de prohibirlo": "Si no quieren cazar, que no lo hagan; pero que no lo prohíban. Si no quieren ir a los toros, que no vayan; pero que no los prohíban".

En clave económica, el presidente del PP ha diagnosticado "una desaceleración": "Por primera vez en cuatro años, los datos de crecimiento al cerrar el año no serán buenos". Ha lamentado que Sánchez opte por "la receta equivocada": "Suben las cotizaciones sociales, encarecen la contratación, suben los impuestos...".

Casado ha dedicado los últimos minutos de su intervención a la defensa de la Prisión Permanente Revisable. Según el líder conservador, no hay mejor argumento que las palabras de Bernardo Montoya tras asesinar a Laura Luelmo para mantener la PPR: "Pidió que no le liberaran porque volvería a hacerlo".