Alberto Garzón augura mal futuro a Gaspar Llamazares, su antecesor como coordinador federal en Izquierda Unida. El político asturiano ha presentado este fin de semana su nuevo partido político, Actúa, de la mano del otro Garzón, el exjuez Baltasar Garzón. "Pero aún continúa militando en IU", ha advertido el socio de Pablo Iglesias, "y en nuestra formación se penaliza el transfuguismo, es muy grave".

Así lo ha llamado, "tránsfuga". Y ha anticipado que "esta tarde, la dirección federal de IU analizará la situación y os anticipo que ese tipo de acciones están penalizadas". Fue precisamente la alianza de IU con Podemos lo que terminó de separar los caminos de ambos políticos. El pacto de los botellines que sellaron Pablo Iglesias y Alberto Garzón para concurrir en coalición a las elecciones del 26-J fue criticado con saña por Llamazares. El líder asturiano de IU creía "un error" unirse con el partido morado y lo dijo públicamente en cada ocasión que pudo.

Desde entonces, retirado a la política regional, Llamazares no ha dejado de criticar el rumbo de la formación heredera del PCE, "diluida en Podemos". La llamada confluencia con los de Iglesias no surtió efecto electoral -la unión de ambas fuerzas perdió un millón de votos en sólo seis meses, comparándose con las elecciones del 20-D de 2015- y esto armó de razones a Llamazares.

Sin embargo, ahora que ha presentado su nueva formación de la mano de Baltasar Garzón, la idea es confluir. "Las distintas sensibilidades de izquierda debemos ir juntas", han dicho ambos dirigentes, abriéndose un espacio gracias a su popularidad e incluso postulándose para ocupar el espacio de Podemos en las listas de Manuela Carmena para las municipales en Madrid.

Actúa anunció este sábado concurrirá a las elecciones europeas, municipales y parte de las autonómicas que se celebran el próximo año con el objetivo de "aglutinar a la izquierda descontenta y desmovilizada" y frenar el avance de "la extrema derecha de Vox". Y piden confluir con las izquierdas, ahora sí, desde su nuevo espacio político.

"Cualquier opción política es legítima", ha dicho Alberto Garzón, "pero analizaremos las circunstancias de transfuguismo y obraremos en consecuencia". Eso quiere decir, que a Llamazares se le abrirá expediente en el transcurso de este lunes para iniciar su proceso de expulsión de Izquierda Unida.

A pesar de que tanto en las generales como en las recientes elecciones andaluzas, la unidad de la izquierda que está a la izquierda del PSOE no ha dado réditos -el 2-D y pese al empeño de Teresa Rodríguez y de Antonio Maíllo en una campaña andalucista y autónoma de la dirección en Madrid, se perdieron 300.000 votos respecto a las urnas andaluzas de 2015-, ni Podemos ni IU cuestionan "la unidad de acción" como estrategia. "Sólo desde la confluencia de fuerzas políticas y sociales podremos hacer frente a los enemigos poderosos", que son, "los oligarcas, los amigos del 1% de ricos y los que hacen políticas para ellos", ha dicho Iglesias este lunes.