Ya no queda ningún partido en el Congreso de los Diputados que se oponga a la exhumación de Franco, pero Sánchez no cuenta con un apoyo absoluto para arrancar la grúa en el Valle de los Caídos. ¿Por qué? La vía elegida por el presidente socialista -un decreto ley concebido para casos de "extraordinaria urgencia y necesidad"- ha molestado a las formaciones ubicadas entre el centro y la derecha del arco parlamentario. Les birla la oportunidad de presentar enmiendas.

La maniobra de Moncloa también deja en fuera de juego a los descendientes del dictador, que no podrán recurrir el decreto ley. Tan sólo podrían hacerlo -el PP ya se lo ha planteado- cincuenta diputados, cincuenta senadores o el Defensor del Pueblo. No obstante, Pedro Sánchez necesita el apoyo de la Cámara. El decreto sólo cristalizará si es convalidado en la Carrera de San Jerónimo en un plazo de treinta días a partir de este viernes, cuando será aprobado vía Consejo de Ministros.

A pesar del silencio de PP y Ciudadanos, Sánchez sabe que los mismos que le prestaron su apoyo en la moción de censura -a excepción de ERC- le permitirán sellar su decreto. ¿Qué piensan de Franco los distintos partidos políticos? ¿Qué votarán cuando llegue el momento? ¿Qué diferencia a unos de otros? A continuación y por orden de escaños, queda desgranada la postura de todas las formaciones que disponen de grupo parlamentario.

PP (134 diputados): abstención

"No lo vamos a apoyar. Todo apunta a que nos abstendremos", relatan las fuentes populares consultadas por este diario. En cuanto a recurrir el decreto ley, "todavía no está claro". El pasado julio, Pablo Casado resumió: "Yo no gastaría ni un euro en desenterrar a Franco". Esta semana, el recién nombrado secretario general del PP volvió a postularse: "Reabrir viejas heridas no conduce a nada. Como nieto de represaliado por el régimen -su abuelo fue encarcelado por "rojo" durante la guerra-, nunca voy a defender ese edificio ni a quien está dentro".

Una vez conocido el decreto de Sánchez y transmitida su abstención, los populares se afanaron en dejar claro que están de acuerdo con el fondo, pero no con la forma. El objetivo: evitar el sambenito de "franquista" que en los debates relacionados con la Memoria Histórica pretende colgarle Podemos.

PSOE (134): a favor

La mudanza de los restos de Franco ha sido la medida "estrella" anunciada por Sánchez poco después de su llegada a Moncloa. Codo a codo con vicepresidencia, el líder socialista trabaja intensamente para salvar los obstáculos que han ido apareciendo. Tan sólo resta lograr el "sí" de los benedictinos, única y máxima autoridad en lo que tiene que ver con la Basílica.

Sánchez, que llevará el decreto al Congreso, se expresa en estos términos: "Tenemos que estar en paz con nuestro pasado. Ninguna democracia puede permitirse monumentos que ensalcen una dictadura". El objetivo del PSOE es, además de exhumar a Franco, cambiar rotundamente el significado del Valle y reubicar a Primo de Rivera, dos deseos que posponen a una hipotética segunda legislatura.

Podemos (67): a favor

"La medida llega cuarenta años tarde, pero sea bienvenida". Es el mensaje aireado por Unidos Podemos poco después de conocer el decreto. La coalición capitaneada por Pablo Iglesias es el principal aliado de Sánchez en lo relacionado con la Memoria Histórica.

El partido morado, sin embargo, quiere más. Considera el traslado de Franco "un gesto necesario y simbólico", pero no suficiente. "Hay decenas de miles de familias que no han podido encontrar y enterrar a los suyos". Podemos quiere que la aplicación de la ley alumbrada por Zapatero en 2007 se cumpla en su totalidad.

Cs (32): abstención

Las palabras de Albert Rivera han levantado un temporal y han urgido al resto de partidos a posicionarse. Hace ahora un año, la formación de centro votó a favor de exhumar a Franco precisamente a raíz de una proposición del PSOE. Esta vez se abstendrá por el mismo motivo que el PP: no quieren un "decretazo" que "robe" la posibilidad de contribuir al resto de bancadas.

"Me importan poco los huesos de Franco", ha reiterado Rivera en una entrevista con Onda Cero. "Los anuncios de Sánchez son la prueba de que su Gobierno está vacío. La exhumación no es una prioridad", explicaba el presidente de Cs. Más tarde, fuentes de la organización liberal aseguraron que se habrían plegado a la intención de Moncloa si, más allá de la tumba del dictador, se convirtiera el Valle de los Caídos en un monumento a la reconciliación nacional.

ERC (9): abstención

El grupo de Joan Tardà y Gabriel Rufián supone la única fuerza nacionalista que no apoya el decreto de Sánchez. A cambio de su apoyo, exige al presidente del Gobierno que anule las sentencias del franquismo, entre ellas la que condenó a muerte a Lluís Companys. De momento, esa negociación se encuentra estancada. Se trata de una cuestión táctica porque también consideran necesario el traslado.

PNV (5): a favor

Aitor Esteban, portavoz del PNV, última bisagra en la moción de censura, entonó el "ya era hora" en cuanto conoció el decreto ley de Pedro Sánchez. Agradece al presidente su "valentía" y proclama su particular "alegría".

PDECat (ocho), EH Bildu (dos diputados) y Compromís (cuatro) también secundarán al Gobierno.