Manuela Carmena anunció al empezar la legislatura que cumpliría la ley de la Memoria Histórica, "al contrario que el PP". Para ello puso en marcha un Comisionado de especialistas que, liderado por Francisca Sauquillo, está a punto de lanzar una propuesta de cambios que tendrá que refrendarse en el pleno municipal.

Noticias relacionadas

En su afán de que la ciudadanía participe, el Ejecutivo de Cibeles puede someter a consulta -vía online- una ordenanza a punto de aprobarse para así testar el parecer de los madrileños y tenerlo en cuenta. Así lo ha hecho con el texto legislativo que adecuará el cambio del nombre de las calles a la aplicación de la Memoria Histórica. Los resultados, recogidos en un informe al que ha tenido acceso EL ESPAÑOL, no serán publicitados por Carmena. Durante los quince días que se habilitó la votación, sólo se recaudaron 286 votos -en una ciudad de más de 3 millones de habitantes-.

En líneas generales, la balanza se decanta en favor de Ahora Madrid, pero entre los comentarios más destacados -las preguntas son abiertas- sólo hay uno que va en la línea de lo sugerido por el Gobierno de Cibeles.

Gráfico de participación. EL ESPAÑOL

Victoria numérica, derrota en el debate

El equipo municipal, amparado en la Ley 39/2015, que permite "el incremento de la participación de los ciudadanos en el procedimiento de elaboración de normas" lanzó estas tres preguntas a través de Decide Madrid -un portal online-:

1. ¿Considera necesario modificar el procedimiento para la asignación o cambio de denominación de nombres de calles? Votaron 112 personas. El 'sí' ganó al 'no' por un 65% frente a un 35%. Esta pregunta fue la que obtuvo un mayor número de comentarios adicionales -36-, la mayoría contra el Ejecutivo.

Los resultados de una de las preguntas lanzadas. EL ESPAÑOL

El mensaje que más sufragios generó fue: "Cambiar continuamente los nombres a las calles es un gasto innecesario. Si se dejara de hablar de ello, a nadie le importaría. Se hace más por satisfacción y publicidad de los grupos políticos que por necesidad de los ciudadanos". Un alegato contra la gestión de Ahora Madrid, que apuesta por justo lo contrario, y que cosechó 7 apoyos y 5 críticas.

En un tono parecido, otro de los comentarios más apoyados dice: "Considero que es algo más para satisfacción y aumento de polémica política que para necesidad de la ciudad". 6 a favor y 4 en contra. Otra derrota.

"Hay prioridades más importantes"

2. ¿Considera conveniente la modificación de la ordenanza para adaptarla a la normativa de Memoria Histórica? Esta cuestión cosechó 86 votos. El 'sí' gana al 'no' de forma ajustadísima: 51% contra 49%.

El comentario con más éxito narra: "No es ni debe ser una prioridad en la administración municipal. La modificación supone designar efectivos, tiempo y recursos a su desarrollo como a su ejecución real. El Ayuntamiento tiene focos urbanísticos más importantes para designarlos". Estas palabras, justamente en contra del mensaje enarbolado por Carmena, obtuvo 6 apoyos y 3 críticas.

Otro de los mensajes más aprobados fue: "Los Ayuntamientos están para solucionar los problemas de los ciudadanos, y no para sustituir el nombre de las calles porque no les gusten a los políticos de turno". Una vez más, al contrario que lo expresado por el Gobierno consistorial. Aquí se produce un empate a 5.

El tercer alegato más destacado reza: "Yo veo absurdo querer cambiar la historia. Será mejor o peor, pero pretender ocultarla no sirve de nada". Como si lo dijera el PP. Empate a 3.

El único resquicio de Ahora Madrid

3. ¿Considera adecuado dar participación a los distritos en este procedimiento? 88 votos. El 'sí' se impone al 'no', 69% vs 31%.

Esta pregunta es la única cuyo comentario más refrendado elogia la gestión de Carmena, aunque con una participación de sólo 3 personas. 2 dicen que sí -como la alcaldesa- y 1 que no.

Este punto desencadenó polémica debido a la actuación de Montserrat Galcerán, concejal de Ganemos y en contra del Comisionado de Sauquillo, que trató de aprobar por su cuenta el cambio de nombre de algunas calles. La alcaldesa se muestra más partidaria de dejarse guiar por Sauquillo, pero ha abierto la puerta a que los distritos puedan hacer alegaciones para calmar la guerra de 'familias' en Cibeles.

El concejal de Participación, Pablo Soto, alabó la democracia directa en una entrevista con este periódico porque "funciona mucho mejor que una democracia representativa al uso". "Las decisiones tienen más valor cuando las refrendan consultas ciudadanas", expresó. Aunque estas opiniones, pocas, no se han tenido en cuenta.

También relató que la participación debería ser "un arma mucho más útil para la oposición". En este caso así ha sido.