Murcia

En Génova quieren seguir haciendo bueno el mantra de que 'en Murcia empezó todo', tal y como subrayó Pablo Casado en la Asamblea Regional para anunciar su proyecto de reunificación de centroderecha: consistente en recuperar votantes de Cs y Vox. En aquella ocasión, corría el mes de marzo cuando el líder popular se desplazó a Cartagena para presenciar la debacle de PSOE y Ciudadanos con la moción de censura al Gobierno murciano. Dos meses después, Casado volverá a la ciudad portuaria con motivo de la cumbre nacional de alcaldes del PP de ciudades con más de 20.000 habitantes, a la que asistirán, entre otros, el regidor de Madrid, José Luis Martínez-Almeida.

Noticias relacionadas

Esta cita ahondará en la herida del Partido Socialista de Murcia que vive un momento delicado, como consecuencia del asalto frustrado al Gobierno de Murcia y los resultados del barómetro de primavera del Cemop. Este estudio no solo deja al PP al borde de la mayoría absoluta para los comicios autonómicos, sino que además revela que el PSOE transfiere votantes al Partido Popular de Fernando López Miras. 

En Génova han preparado estratégicamente la cumbre, ya que coincidirá con la toma de posesión de la popular Noelia Arroyo de la Alcaldía de Cartagena. En suma, el sábado será un día 'horribilis' para el socialismo murciano porque los populares exhibirán músculo político en la ciudad portuaria, donde la líder del PSOE, Ana Belén Castejón, cerró un pacto histórico con la líder local del PP, Noelia Arroyo, y el jefe de filas de Ciudadanos, Manuel Padín, para evitar que el Ayuntamiento acabase en manos de los 'indepes' de Movimiento Ciudadano. Tal pacto le valió a Castejón la expulsión del PSOE y parece que a tenor de los buenos resultados del mandato y del barómetro del Cemop la decisión no fue acertada.

"El pacto de Cartagena fue importante y ha estado muy bien, en el Partido Popular lo entendimos así, pero en el Partido Socialista no", remarca el alcalde de San Javier y secretario de organización del PP, José Miguel Luengo. "Después del pacto de Cartagena se han producido distintas circunstancias, como la moción de censura de Murcia, el proyecto de reunificación de centroderecha que empezó aquí, las elecciones de Madrid, y ahora se produce el cambio en la Alcaldía cartagenera, por ello, se ha pensado hacer una gran convención con alcaldes del Partido Popular de ciudades de más de 20.000 habitantes y presidentes de diputación".

La cumbre tendrá lugar este sábado, a las doce del mediodía, justo después del Pleno donde Noelia Arroyo tomará posesión del bastón de mando de Cartagena: un Ayuntamiento especial para el PP porque es el segundo de mayor tamaño en la Región y los populares llevaban seis años fuera de la Alcaldía después de la incontestable hegemonía que tuvo Pilar Barreiro (PP) desde 1995 a 2011. La convención de regidores será inaugurada por la nueva regidora cartagenera, Arroyo, y la clausurará Pablo Casado.

La futura nueva alcaldesa de Cartagena, Noelia Arroyo (1d). Cedida

La ciudad portuaria acogerá entre ochenta y cien alcaldes. "Estarán todos los de la Región de Murcia, está previsto que venga el regidor de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que también intervendrá, además del primer edil de Torrevieja, Eduardo Dolón; Benidorm, Antonio Pérez; Villarobledo, Simón Valentín; Sanxenxo, Telmo Martín...". 

- Señor Luengo, ¿cuál es el mensaje que quiere lanzar el PP con esta cumbre en Cartagena?

- La Región de Murcia será un foco nacional para lanzar un mensaje de optimismo a las bases del Partido Popular. Hay un cambio de ciclo evidente, que se ha acelerado con la moción de censura fallida al Gobierno de la Región de Murcia, que urdiron PSOE y Ciudadanos, y que ha hecho desaparecer el proyecto político de Ciudadanos mientras que el Partido Socialista está a la deriva, cometiendo un error detrás de otro.

La cumbre pretende seguir utilizando a Murcia como punta de lanza del proyecto de reunificación de la centroderecha. Todo ello, después de que una de las conclusiones destacadas del barómetro de primavera, elaborado por el Centro de Estudios Murciano de Opinión Pública (Cemop), reflejase que el 76% de los murcianos que votaron a Vox están a favor de la concentración de las distintas fuerzas de derechas en un solo proyecto político -frente a las opciones de izquierdas-.

"El PP debe serguir en su línea de ser el partido que genere certidumbre en un momento muy díficil, que sea el partido de la libertad y de la unidad de España porque la sociedad está diciendo que somos la alternativa", reflexiona el secretario de organización popular en Murcia. "Estamos generando músculo en cada territorio".

- En la cumbre del sábado los protagonistas serán los alcaldes. ¿Cuál va a ser la estrategia a seguir por el partido en el ámbito municipal?

- Vamos a seguir con el mensaje de puertas abiertas y de reunificación de la centroderecha para hacer ver que el Partido Popular es el que mejor puede capitanear esa unión, como se ha visto en Madrid o como dicen las tendencias del Cemop murciano. La gente de Vox y Ciudadanos debe tener claro que, a pesar de los pensamientos que pudieron tener en un momento determinado, el hecho de volver al PP significa estar en un momento de la historia en el que somos útiles para sacar al PSOE y a sus socios de las instituciones. En el PP tenemos que mandar el mensaje de que sumamos más que ningún otro partido, para un objetivo que está por encima de todos: la unidad de España y recuperar la cordura en ciertos aspectos del Gobierno.

El alcalde de Madrid, Almeida, charlando con el alcalde de San Javier, Luengo. Cedida

Previsión alcaldías en Murcia 

La toma de posesión de Noelia Arroyo como alcaldesa en Cartagena supone un revulsivo moral para los populares de la Región de Murcia porque bajo la presidencia de Fernando López Miras, en las pasadas elecciones autonómicas y municipales, obtuvieron malos resultados. De un lado, perdieron los comicios regionales por primera vez en 24 años, frente al líder socialista, Diego Conesa, y de otro, el PSOE sacó mayoría en las Alcaldías de la comunidad autonóma.

Prueba de ello es que Luengo admite que en la actualidad el PP solo está al frente "de 18 de 45 ayuntamientos". No obstante, el secretario de organización asegura que extrapolando el cambio de tendencia en las urnas que avanza el barómetro de primavera del Cemop, de cara a los comicios municipales de 2023, "podríamos obtener de 25 a 28 alcaldías en Murcia porque ahora mismo el Partido Popular está tirando fuerte".

- Los expertos del Cemop subrayan que el barómetro revela que se está produciendo una trasferencia de votos del PSOE murciano al PP. ¿Ustedes van a incluir en su nueva estrategia tratar de captar votantes socialistas?

-  La gente del PSOE no entiende lo que ha hecho el Gobierno de España con Juan de la Cierva, impidiendo que el aeropuerto de Murcia lleve su nombre, la gente del PSOE no entiende que su partido se de la vuelta con el Trasvase Tajo-Segura dando la espalda a la Región de Murcia y tampoco entiende los indultos a los presos del 'procés'. Es normal que la gente más centrada del PSOE de Murcia no se vea identificada con la radicalización de su partido y que entienda como una opción el PP porque defiende cosas que son de cajón.

- ¿Después de las próximas elecciones municipales de 2023 veremos en la Región más pactos como el de Cartagena con PP, PSOE y Ciudadanos?

- Yo creo que es posible. Donde nunca pactaremos es donde haya partidos radicales, pero por un bien mayor lo haremos porque el Partido Popular ya lo hizo, por ejemplo, en Cartagena, donde la alternativa era lesiva, o en el País Vasco, donde pactamos con los partidos constitucionalistas.